LA PRESERVACIÓN DE NUESTRAS ESPECIES SILVESTRES, Depende de una buena gestión

Por Paloma Olivares

Sarmiento-TODOPIRQUE

Llegué hasta la casa de Carlos Sarmiento y Susan Fletcher en el sector de El Principal de Pirque, con el objetivo de entrevistarlos sobre la flora y fauna nativa que está presente en nuestra comuna. Ambos son docentes del Instituto de Medio Ambiente y después de trabajar hace años en CONAF, se independizaron para desempeñarse monitoreandoy rescatando flora y fauna silvestre, entre otras cosas. Gracias a eso han conocido todo el territorio nacional, desde la Patagonia hasta el desierto. Carlos es Ingeniero en gestión de áreas silvestres protegidas y Susan es Bióloga en gestión de recursos naturales, especializada en fauna silvestre. Además ambos son miembros del consejo consultivo de la Reserva Nacional Río Clarillo. A pesar que los conocí hace años y tenemos algunos amigos en común, no nos veíamos hace tiempo y saltando de un tema a otro, la creación del Parque Nacional Río Clarillo, actual Reserva Nacional, se tomó el centro de la conversación. «Creemos que el objetivo inicial de reclasificación de la Reserva a Parque Nacional, se perdió y ahora se está centrando el proyecto en adquirir territorio sólo para el uso público». Comenzó diciéndome Carlos. «Consideramos que los técnicos del Departamento de Patrimonio Silvestre no son los responsables de esta situación. Esto se debe a una presión política que involucro al intendente y seremis, conformando un compromiso político de voluntades que termino en una promesa presidencial».

Recordamos la primera reunión que se realizó en la reserva y donde el experto Juan Luis Célis expuso frente al Consejo Consultivo Río Clarillo, autoridades locales y regionales y representantes del área medio ambiental y forestal, la importancia de adquirir más territorio privado para la conservación, ese territorio estaba señalado y correspondía a parte de las posesiones de privados. Revista Todo Pirque también estuvo en esa reunión y realizamos una nota al respecto.

¿CUÁL ERA EL OBJETIVO EN UN PRINCIPIO?

Inicialmente se buscaba incorporar territorio para aumentar la representatividad del ecosistema, es decir, bosque esclerófilo que no estaba protegido y bueno, con eso, toda la fauna que se desarrolla en ese territorio. También, lo que se planteó era incorporar una parte de unas quebradas donde había bosque higrófilo con especies arbóreas como: Lingue, Canelo, arbustos como el Chequén, etc. que son especies nativas que están presentes en nuestra comuna y que corren el riesgo de desaparecer. Ese territorio no es el que contempla el proyecto hoy en día, se privilegió comprar el área que va por el costado del río para adaptarlo a uso público, es decir más sitios recreativos y más estacionamientos. Para esta nueva gestión, los límites de un ASP deben estar concordados con los objetivos de un área protegida y considerar las áreas buffer o de amortiguamiento fuera del territorio a proteger y no en su límite interno.

Debemos considerar que de acuerdo a la convención de Washington (1940), un parque nacional es un área generalmente extensa, donde existen diversos ambientes únicos o representativos de la diversidad biológica natural del país no alteradas significativamente por la acción humana, capaces de autoperpetuarse y en que las especies de flora y fauna o las formaciones geológicas, son de especial interés educativo, científico recreativo.

¿QUÉ SEA PARQUE SIGNIFICA QUE DEBE TENER MAYOR SUPERFICIE?

No es requisito una cantidad determinada de territorio para que sea Parque Nacional, pero enriquecer el ecosistema es parte del compromiso. La categoría de Parque Nacional implica otras obligaciones y bastantes acciones de gestión.
Actualmente Río Clarillo, como reserva, permite la intervención o el manejo de los recursos, la categoría de Parque no, éste apunta a la preservación más que la conservación. Susan, quién se dedica a trabajar en el área de biodiversidad, agrega que un elemento importante a considerar, para cambiar la categoría a Parque, es que el ecosistema, con su flora y fauna, se encuentre en una condición que le permita perpetuarse por sí sola, que no requiera la intervención por parte del hombre para que mantenga y se proyecte en el tiempo. Ella, considera que el ecosistema de la Reserva aún se encontraría en un proceso de sucesión, «sería importante contar con antecedentes que permitan determinar si se cumple con esta condición para ser Parque Nacional», concluye Susan.

«Otra consideración» continúa Carlos, «es que en un Parque no se debiese permitir el ingreso de mascotas, ganado bovino y equino, actualmente en la reserva existe un manejo de pradera con talajeo controlado, situación que no es concordante con la creación de un Parque».

ES DECIR, ¿NO ES SIMPLEMENTE FIRMAR UN DECRETO? ¿FALTA PARA QUE REALMENTE SEA CATEGORÍA DE PARQUE NACIONAL?

El Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), constituye un interesante conjunto de ecosistemas para estudios científicos de variada índole. «Yo trabajé 15 años en Conaf, aquí en Río Clarillo y a nivel central y a pesar que siempre tratamos de intervenir lo menos posible el territorio, se llevaron a cabo varios proyectos como el del loro Tricahue, la reforestación con especies nativas, control de especies alóctonas o introducidas, el manejo vegetacional y de praderas. En los Parques este tipo de manejo es más restrictivo y eso se debe a que el concepto de gestión cambia, ya no es conservación, sino preservación y para que eso se lleve a cabo debe haber un estricto plan de manejo, eso es vital. Un plan de manejo es el instrumento troncal de gestión, el informe técnico justificativo elaborado por el departamento técnico considera su elaboración. Es por esa razón que era tan importante incluir el territorio que se había pensado en un comienzo, porque ese territorio significaba mayor representatividad del ecosistema.

Susan agrega: «es sabido que en la mayor parte de la superficie de la Reserva está representado el ecosistema de estepa altoandino y no el de bosque y matorral esclerófilo, que es donde se encuentra la mayor riqueza de flora y fauna, por esta falta de representatividad es que sería sumamente importante poder aumentar la superficie del área silvestre en las partes más bajas». Carlos me explica que el aporte habría sido que el Parque Nacional Río Clarillo
hubiese potenciado el cordón biológico que se da junto a los Santuarios de la Naturaleza como El Ajial, Las Torcazas, San Francisco de Lagunillas, la Cascada de las Ánimas, y otros más; eso significa que permite un espacio adecuado para que las especies se preserven, realicen el cruzamiento genético, sus migraciones, anidación, polinización, etc. Susan agrega que las ASP muchas veces se convierten en muestras de ecosistemas tipo «islas», pero no contamos con terrenos que permitan un continuo de los ambientes para que las poblaciones se dispersen.

¿QUÉ OTROS PASOS DEBERÍAN CUMPLIRSE PARA QUE LA RESERVA SE CONVIERTA EN PARQUE?

El consejo de ministros presidido por el ministro del medio ambiente, aprobó la iniciativa pero condicionada a los siguientes términos: Primero. Las 13.185 hectáreas que pertenecen a Conaf y que son la Reserva Nacional Río Clarillo, deben ser traspasadas al fisco, es decir al Ministerio de Bienes Nacionales, es sabido que la Conaf es una corporación de derecho privado, dependiente del Ministerio de Agricultura. Debemos considerar que el DL 1939 del
año 1977 en su artículo 21 indica que para crear un parque nacional debe ser en territorio fiscal. Segundo, el Estado con platas de los contribuyentes, tiene que adquirir un territorio privado de aproximadamente 50 hectáreas, para anexarlo a la actual superficie de la reserva, pero sabemos que actualmente eso está en litigio entre los propietarios
del fundo El Principal y la familia Barrera Montecinos. Por lo tanto esto se debe solucionar antes de comprar. Este es más bien una de los puntos que no estamos de acuerdo, ya que se aumentaría el territorio solo para actividades de uso público, en otras palabras para turismo. Tercero, se deben presentar proyectos para postularlos a los fondos FNDR del año 2017 y ser aprobados, con el propósito de cubrir requisitos de administración y
manejo. Lamentablemente, el concepto general que existe a nivel político, es que las áreas silvestres protegidas son balnearios y no lugares de conservación del patrimonio natural y cultural. Por lo tanto si existe una donación modal al fisco podrían pasar de 6 meses a un año y la tramitación fiscal otro año en el mejor de los casos. Es decir se emana el decreto supremo para desafectar la reserva nacional y se crea el parque nacional. Hasta que este decreto supremo no esté firmado, no existe el Parque Nacional Rio Clarillo, pero debemos tener fe que esta iniciativa va a llegar a buen puerto, pero muchas veces el entusiasmo y la ansiedad no son buenos consejeros.

EN DEFINITIVA, FALTA PARA QUE RÍO CLARILLO PASE A SER PARQUE NACIONAL. ¿CÓMO VEN UDS. LA SITUACIÓN DE PIRQUE EN TÉRMINOS DE CONSERVACIÓN?

Se hace prioritario que existan políticas eficientes de conservación y preservación, sobre todo en nuestra comuna que está creciendo tan rápido. Algunas acciones muy simples serían por ejemplo, escoger árboles nativos como el Quillay (Quillaja saponaria) para plantar en nuestras calles, en vez de poner especies exóticas. La comunidad puede hacerse parte de la protección con acciones como denunciar la caza ilegal en nuestro territorio, Pirque está considerado como área en donde se prohíbe la caza de fauna silvestre. Los ambientes naturales de Pirque, por estar inserto en la región central de Chile son parte de los llamados Hot Spot, que son ecosistemas que se caracterizan por ser ricos en especies endémicas (exclusivas) pero que se encuentran amenazados.

Algunas de nuestras especies endémicas son el Quillay, Peumo, Litre, Olivillo de cordillera, Colliguay, Guayacán, etc. Y en fauna, la Turca, la Iguana chilena, la Tenca, la culebra de cola larga y la de cola corta, por nombrar sólo algunas. Pirque tiene un tremendo valor del punto de vista de su biodiversidad, pero si no nos preocupamos de protegerla, alguna de las especies que acabamos de mencionar podrían desaparecer. Una característica de Pirque son los paisajes con campos agrícolas, si bien éstos son ambientes modificados, toman gran importancia al representar una oferta de refugio, territorio, fuente de agua y alimentación para una gran diversidad de fauna nativa, razón por la cual, debemos preocuparnos y ocuparnos de que estos agroecosistemas no sigan desapareciendo al ser reemplazados por áreas urbanizadas que prácticamente no ofrecen protección a nuestra fauna. Es bueno que existan pequeños y grandes terrenos con frutales y cultivos, pero también será importante que se vaya reemplazando el uso de químicos tóxicos por sustancias más amigables con el medio ambiente, así podremos seguir disfrutando del paisaje campestre sin poner en riesgo nuestra fauna. Susan pone de ejemplo de ecosistemas modificados, los canales de regadío:
Nuestra red de extensos canales de regadío, además de los tranques, funcionan como un corredor biológico, por donde diversas especies de fauna transitan de un lugar a otro, insectos, anfibios, aves y pequeños mamíferos que habitan en estos pequeños cursos de agua, un ejemplo muy conocido es el piden, un ave de patas rojizas y pico largo que acostumbra a vocalizar durante las tardes de primavera, también el sapito de cuatro ojos hace uso de estas aguas para su reproducción. En la medida que perdamos estos microambientes, también pondremos en riesgo la existencia de algunas especies. Otro de las cosas que Carlos menciona es la preocupante reducción de las poblaciones de Quillay (Quillaja saponaria), la corta para el uso como leña no estaría siendo fiscalizada lo suficiente. «El Quillay debería ser un símbolo en Pirque, en cada casa debiéramos plantarlo, es un árbol endémico, de rápido crecimiento, resistente a las condiciones ambientales, y hay disponibilidad a través de los viveros del estado y privados, debemos incentivar su uso con fines ornamentales en nuestras calles, caminos y callejones. Lo mismo pasa con los espinos (Acacia caven), se han depredado los espinales y eso no se puede recuperar. El espino además de ser un árbol nativo, es hogar de la Yaca, que es el único marsupial endémico de la zona central». Otra falencia, según estos ecologistas, es que se plantan árboles de hoja caduca en vez de perenne y debido al nivel de contaminación del aire, lo óptimo sería plantar los árboles que estén siempre verdes. «Nuestros árboles nativos mediterráneos son generalmente perennes, por lo tanto están permanentemente haciendo fotosíntesis y transformando el CO2 en oxígeno». Para terminar, Carlos menciona, «hay situaciones que dependen de una buena gestión, buenas prácticas y eficientes planes de manejo en las áreas de conservación y productivas, en ocasiones no depende de recursos económicos, es sólo voluntad y creatividad. Y de eso depende la perpetuación de nuestra Biodiversidad».

Deja un comentario