Resiliencia, unidad y amor. El aprendizaje tras el incendio en Pirque.

Por Paloma Olivares V.

“Cuando alguien me pregunta por qué ayudo, es como si me preguntara por qué respiro…para mí ayudar es como respirar, algo que uno hace sin pensar”. Mary Anne Müller, Directora de la Fundación Origen y una de las voluntarias en la larga lucha de controlar el incendio que este verano afectó a nuestra comuna, nos recibió en la casona de la fundación para conversar sobre lo aprendido de esta experiencia, del lado terrible y del lado positivo, y luego de estar in situ junto a más de mil voluntarios, cómo debemos prepararnos para este tipo de desastres. A la reunión también convocamos a Fernando Iglesias, vecino criado en la comuna y uno de los que colaboró, aunque desde la distancia, el accionar de la Brigada del Club Andino Pirque, junto a otros 20 jóvenes que componen esta brigada; sabiendo que en realidad fueron más de mil los protagonistas y héroes anónimos que salvaron a nuestra comuna. “Amor es la gran palabra que unió a la gente que ayudó en el control y extinción del incendio, y es la palabra que nos va a unir para restaurar nuestros cerros” dijo Fernando.

incendioTras 14 días de trabajos día y noche para controlar y apagar las llamas que lograron quemar 4.800 hectáreas de los cerros de Pirque, estos vecinos, movidos por su profundo amor a la naturaleza y a la gente que habita en este territorio, tienen la certeza que la ocurrencia de estos incendios, y otras catástrofes, es debido a la falta de planificación y una estrategia para enfrentar el cambio climático. “Esto no se nos puede olvidar. Tiene que servir para que en el futuro estemos más preparados para enfrentar situaciones como ésta” nos señaló Mary Anne en la reunión, a la que luego se sumaron otros vecinos y amigos que continúan en la labor de ayudar, esta vez, en la búsqueda de los desaparecidos tras el alud del Cajón del Maipo el pasado 25 de febrero.

Es muy importante destacar que la unión, grandes gestos de cariño y el respeto que se generó en esos 14 días y que continúa entre los brigadistas, voluntarios, autoridades, carabineros, bomberos, etc. traspasó incluso las barreras de la tecnología y se dejó sentir en todo lo que transmitían las redes sociales y medios de comunicación. Para Mary Anne, así como para todos los involucrados, hay dos fuerzas que deben trabajar juntas. Por una parte, las oficiales: autoridades, Conaf, Onemi, Carabineros, Bomberos, etc., en las cuales la población no tiene injerencia y debe dejar que actúen según sus propias competencias. Y la ciudadanía organizada, “en eso sí podemos hacer algo. Hay muestras que cuando la comunidad se organiza puede lograr grandes cambios y beneficios para todos… En medio de toda la situación, tomamos la decisión de no pelear, de no criticar. El ego lo dejamos en la casa, ahí íbamos a servir, sin importar la edad, el género, el color político, el lugar de origen, religión, etc… Fue increíble cómo nos fuimos acomodando y al 5to día cada uno estaba haciendo lo que mejor sabía hacer, en forma ordenada y completamente comprometida. Nos encontramos con gente que está en la misma, con la misma vocación de servicio, y ahora somos como hermanos. Fue muy bonito lo que se logró”.

“Ya se nos vino el cambio climático” continuó Fernando y señaló “el alarmismo tampoco contribuye, pero debemos estar conscientes que este incendio, así como el de El Toyo y El Canelo del 2013, nos dejaron una gran enseñanza: ya no podemos esperar que el desastre ocurra para actuar, el fuego no se combate el día después, debemos hacerlo antes, previniendo, educando, protegiendo el tesoro natural que tenemos y ojalá extenderlo”.

Mary Anne y Fernando nos contaron que ellos calcularon unos 2 mil voluntarios, que provenían de diferentes partes de la Provincia Cordillera y de Santiago, “Conocí a una mujer que venía de Peñalolén, con todo su familia a ayudar. Un joven que me declaró que dejó de consumir cocaína por estar ahí con nosotros trabajando, gente que encontró amor, comunidad, sanación, que decidió cambiar sus vidas; así de potente fue la experiencia, nos caló muy profundo” nos dijo Mary Anne y concluyó “Hay un poder paralelo que es la gente y es precioso. No quiere decir que tiene que estar separado del oficial, por así decirlo, fue un aprendizaje para las autoridades también. Debemos seguir trabajando juntos”.

Fernando Iglesias destacó la acción de Conaf de Pirque. “Carlos Peña (Administrador de la Reserva Nacional Río Clarillo) estuvo ahí con nosotros haciendo corta fuego” También aclaró que el Club Andino Pirque está compuesto de jóvenes pircanos que además de amar su comuna tienen gran conocimiento respecto a la montaña, el andinismo, son profesionales en el área de la Conservación y la Ecología y ese profesionalismo ayudó mucho. La brigada del Club Andino Pirque se creó el año 2013 a raíz de los incendios que afectaron a nuestra comuna y el Cajón del Maipo en noviembre, diciembre y enero del 2014. Desde entonces la brigada se encuentra organizada y activa, funcionando de manera autogestionada, con sus propias herramientas y recursos disponibles. “Hoy creemos que esta brigada podría tener mayor apoyo para hacer más efectivo el trabajo y poder entrenar más personas que quisieran sumarse al trabajo que estamos haciendo”, indicó. Junto con Mary Anne, reconoce que es urgente capacitar a brigadistas y voluntarios que quieren seguir ayudando en situaciones como ésta. “Es fundamental que se cree una Brigada que una estos esfuerzo y que cuente con el conocimiento, entrenamiento y los recursos materiales para que la acción sea la eficaz”. A lo que Mary Anne agregó “Hay gente valiosísima con conocimientos y que ahora tenemos en un catastro. Hoy contamos con las redes para implementar una Brigada profesional. Y hay que hacerlo ahora, ¡no podemos esperar!”. Fernando indicó “el paso a seguir es tomar esta unidad preciosa que se generó y restaurar lo que se quemó”.

El mismo Intendente Claudio Orrego felicitó a nuestra comunidad por la organización y el trabajo ejemplar de las brigadas en realizar cortafuegos, que se extendieron por más de un kilómetro y que se formó por voluntarios y brigadistas de diferentes partes de la ciudad.

La visión que estos vecinos tienen de la realidad que vivimos no sólo la comuna, sino que en todo Chile, es que tendremos que enfrentar catástrofes naturales debido a las consecuencias del cambio climático y los intereses comerciales que amenazan con seguir destruyendo el planeta. “Nosotros lo vimos con nuestros propios ojos, hombres vestidos de negro que provocaban focos de fuego, camionetas con balizas…fue angustiante, no sabíamos contra qué enemigo estábamos luchando, el fuego ya era suficiente” dijo Mary Anne. Eso está en manos de la fiscalía. “Se sabe que hay proyectos que amenazan los cerros de nuestra comuna, tales como proyectos inmobiliarios, la carretera Pie Andino y la construcción de un cordón de torres de alta tensión que implican una tragedia ecológica irreparable. “Ahora estamos conscientes de la vulnerabilidad y fragilidad de nuestro medio ambiente y debemos unirnos para parar estas amenazas” concluyó.

Lo siguiente es realizar dos acciones concretas. La primera, armar la escuela para brigadistas y voluntarios. “Fundación Origen y Club Andino Pirque hacen una alianza para la creación de esta “escuela de voluntarios y brigadistas” a la cual invitamos a otras brigadas y personas con vocación de servicio a participar. La idea es que la capacitación sea algo permanente y en la Fundación tenemos la infraestructura”, señaló Mary Anne.

La segunda acción es comenzar la restauración de los cerros afectados por el incendio. Fernando aclaró “Creemos que la comunidad es el fundamental para conservación de la naturaleza, pero estas acciones requieren de un trabajo en conjunto con las autoridades y los privados que puedan aportar con recursos para que puedan implementarse estas dos acciones por ahora”. El objetivo de la restauración ecológica es realizarla en forma planificada, con las mismas especies que estuvieron ahí y ojalá con las semillas se puedan recolectar y se hayan salvado del incendio. “No queremos que sea con Pinos, Eucaliptus, Viñedos u Olivos…debe ser con la flora nativa propia del lugar” recalcó Fernando. Cabe recordar que el bosque esclerófilo endémico de Pirque tiene una riqueza única en el mundo, de hecho es uno de los pocos lugares con estas características en el planeta, además de ser el pulmón de la región metropolitana. “El valor del bosque de las montañas y planicies de Pirque es un tesoro tremendo y eso debemos cuidarlo” agrega este joven experto en conservación. Hace diez años, Fernando junto a otros, formaron el Club Andino Pirque y hace cuatro, profesionales del área de la conservación y las ciencias ambientales se unieron para formar la ONG Conservación Andina y han desarrollado un proyecto de conservación llamado Parque Pirque que incluye el actual Parque Nacional Río Clarillo, la cadena montañosa que lo rodea y terrenos que están por debajo la cota mil, pero que cuentan con una valiosísima biodiversidad. Esta iniciativa que sería un nuevo modelo de conservación para el país, uniendo áreas protegidas, públicas, privadas y comunitarias, transformando Pirque en un referente a nivel mundial. Bajo el alero de la ONG y la expertíz de sus miembros, se llevaría a cabo la restauración de los cerros dañados por el incendio.

Una de las conclusiones de Fernando fue “El fuego, como el agua, tiene la virtud de ser destructor y creador. Que esta destrucción sirva para fortalecer la unidad que se ha creado y sepamos que todos somos guardianes de este tesoro”. Por su parte, Mary Anne señaló: “Ya demostramos lo que somos capaces de hacer, apagamos un incendio que podría haber destruido todo, pero la unión y el compromiso nos dieron la fuerza para lograrlo. Hemos tejido una red de confianza, necesitamos que siga fortaleciéndose y creciendo. Nos encontramos con nuestra fragilidad y nuestra vulnerabilidad, que esto sirva para que todos nos sintamos parte de la tarea de cuidar lo que hoy tenemos. Aunque hubo dificultades, siempre primó la colaboración y la unidad”. Para ella, como para todos lo que estuvieron presentes, lo más conmovedor fue ver la generosidad de muchos vecinos “Gracias a ellos se pudo implementar la ayuda, arrendar helicóptero, alimentar e hidratar a cientos de personas cada día. Tuvimos ayuda de caballos para subir agua y víveres a los que trabajaban en los cerros”, dijo.

Terminamos la conversación rescatando lo positivo de este episodio. Un incendio es algo terrible y le costó a Pirque más de 4 mil hectáreas de bosque y fauna nativa. Pero nos dejó la oportunidad de hacernos cargo de la realidad ecológica que estamos viviendo y tomar conciencia de la necesidad de unirnos, los distintos actores sociales: autoridades, comunidad y privados, para preservar la maravilla en la que vivimos y poder legarla a las nuevas generaciones.

Testimonio que Mary Anne Müller envió a algunos de sus amigos y que se viralizó en redes sociales y medio de comunicación.

Las críticas no apagan el fuego! Desde el martes pasado en terreno he aprendido harto, y me falta mucho más. Hemos compartido con cientos de voluntarios, Conaf, bomberos y autoridades, apagando incendios en los bosques y cerros de Pirque. Vimos llegar familias enteras de otras comunas para apoyar con palas y azadones, con agua y sándwiches. Vi huasos expertos manejado motosierras, valientes guerreros sin descanso, vi mujeres y hombres sin miedo tirarse al fuego para ahogarlo con sus palas. Vi jóvenes heroicos volverse brigadistas sin tregua. Vi a las autoridades locales hacer lo mejor que han podido porque ninguno fue entrenado para apagar incendios. Vi pájaros volar encima de árboles en llamas porque no dejaban sus crías. Vi gente proteger las casas de desconocidos como si fuera la suya. Lloramos cuando llegaron camiones aljibes y helicópteros.

Ser testigo de cómo avanza el fuego con muy pocos medios para combatirlo es terrorífico y frustrante pero vale la pena.

El fuego no se apaga con críticas ni agresiones. Se apaga con coraje, unidad, agua, recursos, organización y solidaridad. Con visión generosa y obsesiva por el bien común. En Pirque hoy no hay fuego y seguimos a Paine hasta que se apague también. No perdamos un minuto en críticas y unamos fuerzas. Ya vendrá el momento de exigir lo que necesitamos. Ahora cientos de focos nos esperan en varias regiones del país.

Mary Anne Muller

Las personas interesadas en colaborar con este proyecto, como voluntario, brigadista, sostenedor o colaborador, pueden dirigirse a la Fundación Origen o al Club Andino Pirque.

Deja un comentario