Mujer Integral, Mujer Sana: Desde el Corazón Hacia el Planeta

Por Paloma Olivares.-

A partir de un curso de especializaciónen Yoga Orgánico que estamos realizando en la escuela Atmanjali Yoga, mi compañera y yo nos encontramos con una de las informaciones más bellas y reveladoras de nuestro interminable estudio e investigación: la coherencia cardiaca. El Heart Math Institute de Estados Unidos, centro pionero y referente en la comprensión de la dinámica de la psicología emocional y las interacciones entre el corazón y el cerebro, que lleva 20 años investigando la inteligencia cardiaca y cómosu coherencia beneficia no sólo la salud y rendimiento de las personas, sino también el de su entorno socialllegando a un nivel tan numeroso como el planetamismo, proponiendo un camino desde la coherencia personal hacia la coherencia global.

 

PLENIEl estado de “coherencia” surge de la sinergia entre el corazón y la mente cuando trabajan juntos. Es una capacidad que tenemos todos los seres y su beneficioes tan grande, que puede incluso cambiar el rumboque tiene nuestro planeta. Según las investigaciones del Dr. Childre, fundador del HartMath Institute de California, la coherencia personal puede anular los síntomas de estrés, incrementar la claridad paratomar decisiones, aumentar la capacidad cognitiva y la resiliencia; lo cual se traduce socialmente enuna manera más creativa e innovadora de abordarlos conflictos y desafíos. En un mundo en el quevivimos “arriba de la pelota” mucho más tiempo del saludable, en el que las guerras y los conflictosde interés arriesgan el bienestar de las nuevasgeneraciones y en el que exterminio de las especiesanimal es y vegetales conllevaran a una aniquilaciónde nuestro ecosistema, conectar el corazón y la mente pueden ser la única forma eficaz y perdurable de una superevivencia con calidad. ¿Cuál es la base de estas aseveraciones? En primer lugar, del 60 al 75% de todas las células del corazón soncélulas nerviosas que son precisamente las mismasque las del cerebro, que funcionan exactamente de lamisma forma, supervisando y manteniendo el control de los procesos de la totalidad de la mente-cuerpocerebroasí como conexiones directas sin intermediariosentre el corazón y las estructuras cognitivo emocionalesdel cerebro. Es decir, el corazón contiene un sistemanervioso independiente y bien desarrollado con másde 40.000 neuronas y una compleja y tupida red deneurotransmisores, proteínas y células de apoyo. Ensegundo lugar, el corazón es la principal estructura glandular endocrina del cuerpo; el físicobritánicoPeter Mark Roget descubrió a fines del siglo IXX, queproduce las hormonas que afectan profundamente lasoperaciones del cuerpo, del cerebro y de la mente. Entercer lugar, el corazón produce 2.5 vatios de energíaeléctrica en cada pulsación, creando así un campo electromagnético idéntico al campo electromagnéticoalrededor de la Tierra.

El campo electromagnético del corazón rodea el cuerpo hasta una distancia deentre 2 a 5 metros de distancia y genera ondas de energía como la radio y ondas de luz que constituyen la principal fuente de información sobre la cual el cuerpo y el cerebro construyen nuestra percepción del mundo. Somos capaces de atraer lo que sentimos y pensamos.Cerca de un siglo atrás, Rudolph Steiner, padre de la antroposofía, dijo que el mayor descubrimiento dela ciencia del siglo XX sería que el corazón no es una bomba, sino mucho más, y que el gran desafío de los siglos venideros de la humanidad sería, en efecto,permitir al corazón enseñarnos a pensar de una manera nueva. Lo que inevitablemente me lleva a la primeracolumna que escribí para esta revista: La creencia crea biología. Y ahora le sumo: no sólo biología, sino quetambién bienestar social y global.La investigadora y matemática canadiense, autora de varios libros sobre la inteligencia del corazón,Annie Marquier, señaló. “El corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibiro activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias. Puede influir en nuestra percepción de la realidad y por tanto en nuestras reacciones. Es el corazón el que produce la hormona ANF, la que asegura el equilibrio general del cuerpo: la homeostasis. Uno desus efectos es inhibir la producción de la hormona del estrés y producir y liberar oxitocina, la que se conoce como hormona del amor.

El campo electromagnético del corazón es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5.000 veces más intenso que el del cerebro.Y se ha observado que cambia en función del estado emocional. Cuando tenemos miedo, frustración o estrés se vuelve caótico”.¿Qué hacemos para incrementar la luz positiva anuestros pensamientos y sentimientos? Cultivar las cualidades del corazón: la apertura hacia el prójimo, el escuchar, la paciencia, la cooperación, la aceptación delas diferencias, el coraje. Yoga, meditación, biodanza,arte, abrazar, mirar a los ojos, ser amable, responder con gentileza, amarnos y amar a los demás. En esencia, liberarse del espíritu de separación y de los tres mecanismos primarios: el miedo, el deseo y el ansia de dominio, mecanismos que están anclados profundamente en el ser humano porque nos han servido para sobrevivir millones de años. Ahoranuestro planeta, nuestro entorno y nosotros mismos,necesitamos un mundo distinto en el que desarrollarnosy que podamos legar a nuestros hijos/as.El cambio, deberá surgir de cada uno de nosotros hacia todo el planeta.

¡Ya comenzó!

Deja un comentario