Defendiendo el patrimonio vivo de Pirque: Los Talajeros de El Río Clarillo

Por Paloma Olivares.-

talaHace más de 15 años cinco compañeros nacidos y criados en Pirque, que aprendieron a vivir internándose en los cerros que nos rodean, acompañados por el ganado y sus fieles perros, que en grupo llevaban vida a las alturas, formaron la Comunidad de Talajeros de El Río Clarillo. Hoy, tras la muerte de sus socios, Juan “Chosto” Flores continua con esta tradición. Ahora lo acompañan 11 hombres más, tras los cuales hay 12 familias que en su cotidianidad cuentan con que sus padres, hijos y/o hermanos se van al  cerro por algunos días a revisar el ganado y el talaje.

La mano derecha e izquierda de Chosto Flores son los jóvenes Félix Cortes y Marcos Ulloa, quienes recibieron la herencia de este oficio que tiene cientos de años de existencia en nuestro país y que es parte del patrimonio campesino de nuestra región. Aunque la cantidad de ganado que tiene a su cargo no es de la magnitud que era hace algunas décadas, estos pircanos continúan convencidos que su oficio no debe desaparecer y que son parte importante de nuestro patrimonio cultural.

“Los talajeros de antes partieron como una forma de sobrevivir, un trabajo, vivían de sus animales; hoy, estamos para conservar las tradiciones” nos indicó Marcos Ulloa, quien de sus 27 años lleva más de 20 haciendo de las montañas su segundo hogar, y de su caballo, sus segundas piernas. “Ahora ya no es como antes, que se dependía 100% de los animales, ahora debemos pagar el talaje, así que es un oficio en el cual tenemos que invertir…lo hacemos más que nada porque lo amamos” agregó Félix. “Es una tradición que ojalá nunca se pierda” termina diciendo Don Juan.

Cuatro son los cajones que recorren dejando, recuperando, contando o revisando los 220 a 225 cabezas de ganado y caballos que tienen en la cordillera. El Cajón de los Bueyes, Los Lunes, Los Maitenes y Cipreses. Cada semana se turnan en grupos de 3 o 4 para internarse en la montaña, trabajando desinteresadamente por los animales de todos los miembros de la comunidad. “Cuando comenzamos tuvimos que golpear muchas puertas, INDAP, CONAF, y en todo momento tuvimos claro que queríamos realizar una labor social, y eso lo hemos mantenido hasta ahora” nos explicó Chosto mientras revisábamos fotos de las cabalgatas.

tala2Durante estos años han debido adaptarse a todos los cambios que se han impuesto a través de Conaf y el Ministerio de Agricultura. Hoy en día sus perros, con los cuales es imposible encontrar, arriar o reunir a los animales en las montañas, deben cumplir con un carnet sanitario que les exige mantenerlos en condiciones de salud óptimas y que no afecten a los animales nativos como los zorros. Otro cambio ha sido el horario de su desempeño “antes subíamos a las 4 o 5 de la mañana, ahora tenemos que esperar que los guardaparques comiencen sus labores a las 8 y abran las puertas de entrada” agregó Félix. Por su parte, Marcos nos explicó que según los estudios de la institución los animales que ellos llevan a la cordillera impactan en el ecosistema, sin embargo, para ellos es un gran aporte el que hacen al subir y observar lo que sucede en las montañas “Nosotros cuidamos la cordillera, vigilamos la cantidad y la calidad de los animales que hay arriba, si no fuera por nosotros entraría ganado igual pero sin control. Además, nadie les pagaría talaje…somos parte de la cadena tópica, si no fuera por nosotros no habría talaje allá arriba”.

 

Una manera de continuar con esta tradición y no tener que abandonar este oficio, es introducirse en el turismo como un servicio de rescate patrimonial. Tal como nos relató Don Chosto, a principios de los ´90 hicieron algunas cabalgatas con turistas, las cuales fueron un éxito. Hoy quieren retomar eso y tienen proyectado realizar cabalgatas con turistas extranjeros que quieran vivenciar la belleza del paisaje, observar un buen pie de cueca y escuchar a los poetas populares. Tal como explicó Chosto, están en conversaciones con tour operadores para concretar su proyecto. “La idea es que el turista además conozca la historia de Pirque” señaló a lo que Marcos respondió “Los Talajeros son parte de la historia de Pirque, ellos tienen el conocimiento empírico y eso no se enseña en ninguna parte…en los colegios no se muestra nuestro patrimonio y esta es una manera de empezar a darle espacio en la comunidad, es importante que sepamos de nuestras tradiciones”.

A través de la Fundación Senderos de Chile, la Comunidad de Talajeros del Río Clarillo  está dándole  un nuevo brillo a su oficio. “Juntamos el valor, la cultura, la historia, la geología y todo a través de la cabalgata” señaló Marcos.

Por otro lado, en estos días se reunirán con Conaf para ver si a pesar de la re categorización del Parque Nacional del Río Clarillo, aún podrían tener acceso a la cordillera a través del recorrido que han hecho durante décadas. Ya que por protocolo no pueden ingresar animales a los Parques Nacionales que no sean los nativos de la zona. Y al parecer, la administración local tiene la voluntad de hacer una excepción con ellos.

Así como los Talajeros, Pirque es cuna de varios exponentes de nuestra identidad. Como sociedad es nuestra responsabilidad preservarlos y ayudarlos a ser parte de un desarrollo óptimo, fundado en el respeto de nuestro entorno y de las tradiciones.


 

Deja un comentario