Lafken Wines: vinos Premium de la tierra alta del Maipo

Testigo del imparable fluir del Río Maipo, rodeada por cerros y refrescada por los vientos que bajan desde el Cajón del Maipo, sobre una meseta privilegiada, se encuentran las vides que dan origen a los vinos de la viña Lafken Wines.

viña-lafkenCada parra tiene entre 20 a 25 años, produciendo racimos de las cepas Cabernet Sauvignon, Carménère, Petit Verdot y Chardonnay, las cuales pasan por un proceso de vinificación que busca mostrar lo mejor de cada año de cosecha, cuidadas personalmente por el enólogo Miguel Besoaín.

Mi idea es estar presente en cada etapa de la producción” declara Besoaín en el viñedo familiar, desde el manejo de las uvas, la cosecha, la elaboración del vino, la selección de las maderas y tostado de las barricas y hasta decidir el momento en que una botella está lista para ser descorchada.

A pesar que la producción es a pequeña escala, se realiza con equipos de moderna tecnología. Para ello, imitó el modelo de bodega alemana, donde todo está integrado: desde el manejo de la viña, hasta el embotellado. Su objetivo: producir vinos de alta gama, que manifiesten las características de un espacio y un tiempo únicos.

Luego de estudiar Enología en la Universidad de Borgoña, en Francia, y dedicar 10 años a trabajar en viñas y viñedos de Francia y Alemania, este enólogo chileno de 43 años, decidió regresar el año 2010 a Chile para retomar lo que había comenzado en 1998: la producción de sus propios vinos en Lafken Wines.

¿De dónde viene o qué significa Lafken?

Lafken es una palabra del mapudungun que tiene varias acepciones, una de ellas es “meseta, tierra alta”, lo que caracteriza a nuestro viñedo: una planicie a 200 metros de la ribera del Maipo, que por su altura es prácticamente invisible desde el camino que une el sector de Los Morros con Pirque y desde donde provienen las uvas  de nuestros vinos.

Háblanos sobre la ubicación de la viña, las características de la zona y su terroir.

Estamos ubicados en la zona precordillerana del Maipo, específicamente en el sector de Los Morros, justo en el límite de las comunas de Buin y Pirque. Son 30 hectáreas con exposición norte, beneficiados por la brisa del Maipo que modera tanto las heladas como los calores extremos de otros sectores cercanos y protege sanitariamente los viñedos.  

Nuestros suelos tienen tanto componentes aluviales como coluviales, con estratos calcáreos y también arcillosos, los que le dan una característica distintiva a la mineralidad e intensidad de las uvas, reflejándose finalmente en nuestros vinos.

Las vides, de las cepas Cabernet Sauvignon, Carménère y Petit Verdot, tienen más de 20 años de manejo sustentable semi orgánico con énfasis en la concentración del racimo, más que en la cantidad de kilos por hectárea.

Así conformamos nuestro terroir: clima, suelo y manejo.

No es por nada que las uvas de estas tierras son consideradas una de las mejores de Cabernet Sauvignon de Chile y solo de ellas nacen las botellas de Lafken.

¿Cómo has aplicado tus conocimientos y experiencia en Europa actualmente en la  viña Lafken?

El haberme formado como Enólogo tanto en Francia como en Alemania, además de permitir obtener los conocimientos directo de los expertos, forjó una metodología de trabajo que marca a Lafken, desde la recepción de la uva hasta el descorche de una botella donde se refleja la constante preocupación por la calidad de todas las etapas anteriores. “

Por otra parte, nos comenta que el hecho de haber trabajado por largo tiempo en bodegas alemanas, hizo que tomara especial cariño a las variedades Riesling y Gewürztraminer, por lo que al regresar a Chile buscó hasta encontrar viñedos donde se produjeran esas uvas con la calidad que requería.  Las encontró en Casablanca.

“Hay buena uva para Riesling y Gewürztraminer. Lo que pasa es que se pierde porque se incorpora a otros vinos para mejorarlos. Pasa principalmente porque es difícil vender en Chile blancos que no sean Chardonnay o Sauvignon Blanc. Sin embargo, si se usa una enología “a la alemana”; es decir, de vinos más secos, con menos azúcar residual, salen vinos muy interesantes, que pueden dar la pelea a nivel internacional”, afirma Besoaín.

Así fue como en el año 2013 comenzó a producir dos de las más importantes variedades del norte europeo, al más puro estilo alemán, las que hoy son exportadas con éxito a las mismas Alemania y Suiza, además de los otros mercados donde también viajan los tintos, como Estados Unidos, Europa y Asia.

¿A qué se debe el éxito de sus vinos?

“Al contar con una materia prima de la más alta calidad, estamos comprometidos a producir un auténtico vino del terroir del Maipo Alto, donde su personalidad no solo refleje las características del viñedo, si no también las particularidades de cada temporada y del proceso artesanal que lo hizo posible.

El hecho de que los vinos Lafken sean producidos a pequeña escala, pero en una bodega con tecnología y metodologías francesas y alemanas, con un equipo humano comprometido y siempre bajo la supervisión directa mía, nos permite asegurar una calidad excepcional en cada producción.”

Nos comenta que los vinos Lafken reposan en barricas francesas a lo menos 18 meses antes de pasar a crianza en botella y sólo cuando cuentan con su aprobación como enólogo, pueden ser ofrecidos para la venta. Así, por ejemplo, el ícono Lafken Blend que se ofrece actualmente es de la cosecha 2011 y el Cabernet del 2014.

Gracias a ese compromiso han obtenido calificaciones importantes, algunas de ellas son: Blend 2010 Wine Advocate 93 puntos y  Golden Diploma ExpoVina Zurich 2016. Cabernet Sauvignon Wine Advocate 93 puntos. Eno 2012, Wine&Spirits 92 puntos

Por último, ¿la viña Lafken tiene foco en el turismo?

“La bodega no ha desarrollado un foco en este aspecto, pero sí ha recibido grupos que buscaban una experiencia relacionada con comprender in situ un terroir, los procesos de vinificación, conocer una bodega similar a tantas pequeñas de Europa y catar caldos en distintas etapas de madurez (cuba, barrica, botella). Es una visita distinta a la oferta de la zona, sin mayores lujos, centrada en el vino, hemos recibido excelentes comentarios.”

Besoaín nos comenta que el consumidor nacional ha ido adquiriendo madurez junto a un sentido de curiosidad por el vino y cada día se atreve más a probar marcas que no tienen “marketing”, es por eso que si bien los vinos Lafken son principalmente exportados, en el último año se ha visto como la demanda generada por las buenas recomendaciones a nivel nacional ha ido creciendo y cada vez más chilenos los piden, valorando su calidad. Es por esa razón que hoy en día se puede adquirir directamente en su página web. Sus valores aproximados en el mercado nacional son: Vino ícono Lafken Blend $20.000, Cabernet Sauvignon $10.000.

Para saber más de Lafken Wines, visiten www.lafkenwines.com o la fan page de Facebook Lafken Wines. Contactos: info@lafkenwines.com, lafkenwines@gmail.com

Deja un comentario