El alma de Aves Pirque

Por Paloma Olivares V.-

Legamos a Aves Pirque en la época de cambio de pluma. Cambio que afecta no sólo a las más de 200 variedades de aves que habitan en este lugar, sino también, este último tiempo ha sido de transmutación para su dueño, Sergio, que después de más de 40 años siendo profesor del Liceo Manuel de Salas, jubiló y ahora dedica su tiempo exclusivamente a sus aves, su hogar y su familia.

aves7Sergio Soto Bizzozero llegó hace 30 años a nuestra comuna, en busca de un lugar donde desarrollar la pasión familiar que heredó con compromiso y dedicación: la crianza de aves. Poco a poco construyó este Centro Interactivo Educacional y Criadero de Aves exóticas que se emplaza en 1,1 hectáreas en el sector de Lo Arcaya de Pirque.

“Esto viene de mis antepasados, eran animaleros. Fue pasando de generación en generación y cuando llegó a mi tío, que le gustaban las aves exóticas, y vio que a mí también me gustaban, me dijo – te gusta criar aves, toma éstas y críalas – me dio unos polluelos y así fui aprendiendo” nos relató mientras cruzábamos el puente en el sector de las aves de pantano, donde unos cisnes del ártico, Cisgunus Olors, nos mostraban su belleza.

A medida que nos fuimos adentrando en las distintas áreas de Aves Pirque, nos fuimos fascinando cada vez más con la gran variedad de especies de aves; lo colores, los cantos, la forma amorosa en que Sergio los cría y cómo conoce profundamente a cada uno de los ejemplares, y no sólo sus características ornitológicas, sino la personalidad, gustos y necesidades de todas ellas. Les tiene nombre y les habla de manera especial, muchos fueron criados a manos por él mismo. “Criar a mano significa que cuando son bebés, los alimentas con una jeringa especial. Como son aves de criadero, nacidas en cautiverio, no saben alimentarse solas. Cuando las crías a mano te reconocen para siempre y se impronta contigo” nos explica Sergio.

Es así como este Profesor de Educación Física puede acariciar y tomar a sus aves. Incluso nos mostró un loro que no fue criado a mano, pero al convivir en la misma jaula con otro loro que sí lo fue, por Sergio, se ha ido dejado tocar y acariciar.

Sergio nos explica que el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, es muy estricto con las normas de crianza de animales. Todos deben ser de criadero, es decir, haber nacido en cautiverio, ya no se puede extraer un ejemplar de su hábitat natural, ni siquiera huevos, con el fin de preservar las especies en sus ambientes naturales y no perjudicarlos. Para esta institución Aves Pirque es un lugar ejemplar, incluso les llevan aves rapaces que han sido heridas o están enfermas para que las cuiden y alimenten. Una vez cumplida la misión, las llevan de vuelta a su hábitat natural.

Al ver las distintas jaulas en las que Sergio tiene a sus aves, le preguntamos si el SAG establece un mínimo en las dimensiones de éstas. “No, lamentablemente, por eso trato que las jaulas sean grandes y que las aves puedan volar adentro. Ahora vamos a remodelar muchas jaulas, estamos construyendo una gigante, donde habrá varias especies juntas y con bastante altura para que puedan volar”, comenta Sergio.

Nos acercamos hacia esta nueva construcción que nos acababa de comentar. Un estanque con plantas acuáticas simula el hábitat de las aves acuáticas, unos “perritos” de patas largas cautivan nuestra atención mientas un chajá, un ave del tamaño de un perro mediano, nos grita y trata de ahuyentar. “¡Éste es un pesado!, pero sus padres son tan amorosos” dice Sergio. Más tarde conoceríamos a sus padres y eran realmente dóciles.

Recorrimos el área de las gallinas, faisanes y palomas. Donde además hay unas Liebre Mara y Emús. Cerca de los loros, que son muchos y todos distintos, hay Chinchillas, Pudúes y Ñandús. Los loros son los más llamativos, desde las clásicas Catitas, hasta Guacamayos y Tucanetas. Hay una variedad impresionante y todos son muy hermosos.

Pero Sergio no está sólo en esta empresa, sus hijos los apoyan y acompañan. Dos de ellos son veterinarios y Sebastián se ha convertido en su mano derecha. Él se especializó en aves y trabaja tanto en Aves Pirque como en el Buin Zoo. “Lo bueno que trabaje en el Buin Zoo, es que lo mandan a cursos y charlas sobre ornitología y todo ese conocimiento lo aplica aquí también” comenta Sergio casi al final del recorrido.

Sin forzarlo, ya cumplió con heredar este oficio a las nuevas generaciones. Su hijo Sebastián ya lo adquirió y ahora está entusiasmando a su nieto Benjamín, de 10 años, para que se sume a la labor. Hoy en día, Benjamín es el encargado de las chinchillas.

“Para mí lo más importante en Aves Pirque, es resguardar la tranquilidad de los animales” nos dice antes de dar paso al relato de su historia personal, y agrega “queremos que tenga un valor educativo, nos centramos en los tours a colegios y la idea es que los niños lo disfruten y aprendan”. Si bien, por un lado importante, guían las visitas a establecimientos educacionales, también funcionan como criadero y reciben a otros amantes de aves que quieran adquirir algún ejemplar exótico. Además, ya que su hijo es Veterinario, reciben alumnos en práctica que quieran aprender in situ el arte de la crianza de aves y la ornitología.

En el lugar viven también sus cuatro hijos y sus nietos. Sergio es un hombre de familia y ahora que dejó de trabajar ha podido viajar y establecer un vínculo más profundo con sus raíces maternas: Italia. Hace un año sus hijos le regalaron a él y a su esposa, Ximena, un viaje a Génova. Ahí pudo conectar con la historia de su abuelo y conocer el pueblo donde nació su madre. “El alma hay que enriquecerla” declara Sergio, con gran emoción en sus ojos mientras nos cuenta su viaje.

Esa misma emotividad con la que nos relata su vida familiar y su vocación por la enseñanza, es lo que lo motiva cada día a mejorar su hogar, que es el hogar de su familia, pero también de sus aves, perros, gatos y otros animales con los que convive. Aves Pirque refleja amor y dedicación, y esos valores seguirán, sin duda a través de su descendencia.

Aves Pirque atiende de lunes a viernes de 9 a 18 hrs. Sábado y domingo hacen tours guiados a colegios, familias y grupos en general.

Contacto: sergio@avespirque.cl

Teléfono: +56 94998120

Deja un comentario