Apuntes de Agroecología

Lejos de intentar una definición de lo que la Agroecología es, que para ello ya existen otros espacios y autoridades, intentamos regirnos por unos principios extraídos de la observación y la experiencia de la naturaleza toda.

raíz1Situados en el Valle de Pirque reconocemos que habitamos en un espacio privilegiado. Reconocemos también los peligros que nuestro habitar le significa, porque de alguna manera somos como esos amantes que de tan abrazados a lo que aman, terminan por asfixiarlo: corremos el riesgo de transformar un espacio natural complejo, biodiverso, en un no-lugar, que como definiría Marc Augè son aquellos espacios que la (pos)modernidad construye iguales en cualquier latitud del planeta como los Mall, las estaciones de servicio, los hoteles, etcétera.

Creemos profundamente en la fragilidad del Ser Humano, que en ecosistemas fragilizados padece sufrimientos heterogéneos pero fundados en un puñado de causas vinculadas a la desnaturalización de su existir.  Así también confiamos en nuestra capacidad restauradora de los equilibrios necesarios que retornen a nuestros ecosistemas y a nosotros mismos las capacidades plenas contenidas en nuestros potenciales.

Cuando hablamos de Agroecología lo hacemos pensando en aplicar a nuestros agroecosistemas los siguientes principios extraídos de lo que nos gusta llamar “Lecturaleza”; leer la naturaleza:

  1. Mejorar el reciclaje de nutrientes y la descomposición de la materia orgánica.
    Miremos los árboles del bosque, depositan lentamente sus hojas sobre el suelo las que luego se convertirán en el suelo que sustentará la vida de ese y otros árboles y plantas e insectos, y que más tarde recibirá cientos y miles de otras hojas. Mismo proceso intenta quien realiza compostaje.
  2. Mejorar las condiciones para el crecimiento de las plantas a través del manejo adecuado de la materia orgánica y la actividad biológica del suelo.
    El suelo en sí no requiere de agentes sintéticos para sostener la vida. Requiere de coberturas vegetales, cooperamos a su recuperación si incorporamos compost, se reactiva su capacidad de nutrir plantas si realizamos rotaciones adecuadas de cultivos. Se descompacta si permitimos el desarrollo de raíces con capacidades de crecimiento profundo, y si dejamos existir en él insectos y microorganismos que cooperan a movilizar nutrientes y construir galerías subterráneas por donde circulen el aire y el agua.
  3. Fortalecer la biodiversidad funcional
    Aquello que denominamos plagas, no son otra cosa que síntomas de un desbalance a causa de la falta de biodiversidad en los agroecosistemas. La disposición de flores y árboles que sean el hábitat para insectos controladores de plagas -e incluso aves- permite aumentar la inmunidad de los cultivos. Un espacio biodiversamente rico es un espacio saludable. Resiliente.

4.- Reducir pérdidas de energía, agua y nutrientes. Cada vez que decidimos quemar o desechar las ramas de poda, el pasto que se ha cortado, estamos restando energía a nuestro sistema. En cambio, si fuésemos capaces de regresarlo al suelo, aumentaríamos su materia orgánica, el ciclaje de nutrientes y la retención de agua.

  1. Diversificar las especies y recursos genéticos en el ecosistema.
    Me cuenta un agricultor de Pirque que su abuelo cultivaba 5 variedades de papa. Una, decía, sirve para la cazuela, otra para el puré y una tercera para guardar, etcétera. Recuperar esa forma de pensar y de apropiarse de las variedades contribuye a que podamos generar cierta seguridad alimentaria que de otro modo se sustenta exclusivamente en la aplicación de plaguicidas dañinos para el medioambiente y nosotros mismos.

6.- Aumentar las interacciones biológicas y sinergias entre los componentes de la biodiversidad para promover los procesos biológicos claves.

El maqui es un pequeño árbol endémico que crece muy bien en suelos degradados. A medida que se desarrolla acumula hojarasca y aumenta la retención de humedad. Como posee propiedades antifúngicas regula exitosamente la presencia de hongos que en un desbalance podrían afectar el desarrollo de otras vidas.

Agroecología es aprender de una naturaleza que nos enseña a cada instante con su canto de la tierra. Canto para el cual solo es sordo el que no quiere oír.

David Ordenes Melillán
Raíz Agroecológica de Pirque
agrupaciónrap@gmail.com

 

Deja un comentario