Convirtiendo Pirque en un destino turístico

La cercanía con Santiago es sólo una de las ventajas que tiene Pirque, pero es la que le permite acceder a los turistas que tienen que pasar obligadamente por la capital. Sumada a sus otros atractivos, esta localidad ya asoma como un imperdible de nuestro país.

Hace casi 500 años atrás, Santiago y sus alrededores fueron el lugar donde se plantaron las primeras viñas de Chile, en 1548. Pirque es parte de esa historia y ha crecido con la ciudad, creciendo también los atractivos turísticos que entregan una entretenida oferta de panoramas.

LM-Contenido-2Su riqueza agrícola y vitivinícola, su amor por las tradiciones, su gastronomía y naturaleza, hacen de Pirque un lugar con una identidad especial que tiene mucho que contar, y todavía más para vivir. “En Pirque se encuentran reunidos los tres tipos de turismo más demandados por los visitantes extranjeros en nuestro país: aventura, naturaleza y vino”, asegura Vicente Cuevas, Jefe de Tiendas de Viña Concha y Toro, una de las viñas de Pirque, mundialmente reconocida por su vino Casillero del Diablo.

La experiencia turística ya no es lo que era: una cáscara donde los visitantes eligen algunos destacados de un lugar, observando sin ser parte y sin salir del recorrido establecido. Hoy quieren otra cosa. Ya no se llaman turistas sino viajeros, y lo que buscan es una experiencia más íntima: conocer las características culturales, históricas y patrimoniales del lugar; perderse en las calles, probar la gastronomía local y conversar con la gente. Estas son algunas de las experiencias que los turistas buscan vivir en cada lugar, pero vivirlo de verdad.

Y eso es algo que Pirque tiene de sobra. “Pirque conserva un conjunto de tradiciones y un tipo de emplazamiento natural que se vuelve cada vez más atractivo, un conjunto de actividades vinculadas con el ocio, la recreación, actividades de naturaleza, y principalmente con la posibilidad de visitar viñas y hacer un enoturismo cercano a la ciudad”, comenta Gonzalo Rojas, Director de Vinifera, sobre la variedad de experiencias que se pueden disfrutar en Pirque.

Que todo el mundo se entere

De acuerdo a las cifras de SERNATUR el número de enoturistas que visitan bodegas chilenas “ha crecido en los últimos 10 años un 21,3% de media, destacando el crecimiento del 20,6% del último año, demanda que se concentra principalmente en tres valles: Maipo, Casablanca y Colchagua”.

El sector vitivinícola es un sector competitivo en nuestro país, por lo que se hace urgente una gestión que permita generar una oferta de valor que destaque por sobre las demás.

Conociendo todas estas oportunidades es que el Consejo Regional (CORE) aprobó el financiamiento de un proyecto para crear la marca sectorial que permitirá desarrollar y promover los productos, servicios y experiencias enoturísticas del Valle del Maipo, con un proyecto que perdure en el tiempo.  Pero para que este proyecto asociativo funcione a largo plazo, lo primero es la coordinación de los diferentes locales –la Municipalidad, la comunidad, las organizaciones, etc. – para luego escalar hacia algo más grande, como la región.

Miguel Ángel Garrido –consejero regional– afirmó que lograr la confianza y asociatividad de las empresas enoturísticas es un paso muy importante, “además del esfuerzo del Gobierno Regional en destinar recursos para que juntos saquemos este proyecto adelante, ya que estamos convencidos que potenciar el Valle del Maipo significará fomentar la productividad y la economía en el sector”.

De los $56 millones que requiere esta inversión público-privada, 50% será un aporte de 12 viñas de la zona y el otro 50% del Gobierno Regional.

Desafíos que abren puertas

En el camino para construir Pirque como un destino turístico nos encontramos con una serie de desafíos. Para Aron Toledo, Asesor Turístico de la Municipalidad de Pirque, la participación de la institucionalidad es uno de ellos: “el municipio es un actor relevante dentro de un destino que debe gatillar cambios que propendan un mejor turismo, como es el caso de tener patentes ad hoc a los nuevos tiempos, ordenanza de señaléticas y determinar las zonas para explotar el turismo. Este trabajo está reflejado en el plan estratégico municipal, donde el turismo es una de los tres ejes estratégicos para los próximos dos años”.

La dificultad y congestión de los accesos es otra de las tareas pendientes que tiene Pirque para permitir el flujo libre desde y hacia Santiago. Toledo agrega: “debemos mejorar el estándar de los servicios, los mayores reclamos que tiene el destino tiene que ver con la falta de calidad de servicio y la poca capacidad de respuesta frente a reclamos o manejo de conflictos”.

Todos los actores son relevantes en un destino: desde el almacén donde la gente entra a hacer preguntas, el transporte público, las viñas, los restaurantes, las personas, etc. Y las oportunidades vendrán a medida que los diferentes participantes puedan manejar una gestión de destino integrado: “Lo primero que tienen que entender las empresas de Pirque es que la competencia está afuera y no dentro de ellas. Hoy día se requiere una estrategia de cooperación y competencia, porque se necesita cooperar para poder generar una gestión de ese destino y luego ese destino generará competencia con otros como Casa Blanca, Maipo o Colchagua”, afirma Gonzalo Rojas.

Para Pablo Bosch, Gerente General de Las Majadas de Pirque, es fundamental la colaboración: “Si cada uno de los actores turísticos trata de promocionar su propuesta por separado, no podremos llegar a mucha gente. La única forma de desarrollar el turismo en el valle del Maipo en general y en Pirque en particular, es trabajando en conjunto, coordinándonos, colaborando y con un objetivo en común”, declara.

Recorrer este camino juntos nos permitirá sentar las bases hacia una identidad local que diferenciará a Pirque de otras localidades de nuestro país. “Tenemos dos fundamentos que nos permiten dar una identidad turística muy fuerte”, afirma Aron Toledo, “una es el vino y lo importante de este valle en materia de enoturismo, y lo otro es el Parque Nacional Río Clarillo, que permitirá dotar de un componente outdoor relevante a un turismo de interés especial. Nuestra gastronomía, alojamiento, experiencias, artesanías, deberían girar en torno a estos dos componentes”.

Otro atributo de los pircanos es que quieren su tierra y quieren dar a conocer el turismo responsable y sustentable, dándole a la naturaleza un lugar especial y protegiéndola para que todos podamos disfrutar de ella. El desarrollo de los proveedores locales también nos ayuda a mejorar la calidad de vida de la gente del valle y nos permite promover nuestros servicios como sustentable y responsable con la comunidad.

Un fin de semana en Pirque

Para Gonzalo Rojas, Director de Vinifera, la oportunidad más grande de Pirque está en diversificar y sofisticar la oferta: “si quieres potenciar Pirque como destino turístico hay que diversificar y sofisticar los productos y servicios: que no todos ofrezcan lo mismo” y agrega “A veces ir a Pirque por un par de horas no se justifica, pero si vas a visitar una viña, almuerzas, visitas un haras de caballos, entonces pasas todo el día, o el fin de semana, y eso va a ser el principal tractor para desarrollar la oferta de restaurantes y hotelería”.  

Como uno de los actores relevantes, el equipo de Las Majadas de Pirque está comprometido con apoyar con esta iniciativa a Pirque y el Valle del Maipo: “queremos aportar trabajando en conjunto con los otros actores del turismo de Pirque y mostrando cómo hacemos las cosas, así compartir nuestra experiencia y aprender de los que llevan más tiempo en la industria”, señala Pablo Bosch, Gerente General.

El potencial turístico de Pirque es robusto y todos somos parte del desafío de convertirlo en un destino ansiado para nuestro país y el mundo. “Hay que dejar de mirar a Pirque como una isla con potencial turístico”, dice Aron Toledo, y para eso es necesario el desarrollo profesional, los programas turísticos, la sustentabilidad y desarrollar una oferta única e integral.

“Si somos capaces de hacer de Pirque un destino consolidado, no sólo aumentarán las visitas, si no que seremos capaces de generar más empleos y mejor pagados, potenciar nuevos emprendimientos, el territorio contará con mejores accesos y servicios y todos seremos finalmente beneficiados”, concluye Vicente Cuevas, sabiendo el inmenso potencial que tiene este lugar que tanto queremos.

Fotos

Outdoor: Baqueanos

Tradición: LoPirque

Gastronomía: Mercado Origen

Viñas: Concha y Toro

Majadas

Deja un comentario