Registro fotográfico de Gato colocolo en la Reserva Nacional Río Clarillo

Catalina Parra Loyola, guardaparque RN Río Clarillo, catalina.parra@conaf.cl

Conaf1Desde el año 2014 se están usando trampas cámara en la Reserva Nacional Río Clarillo, éstas han permitido registrar a zorros, un puma, diversos roedores, reptiles y aves. Un registro importante se visualizó este mes en una cámara ubicada en la parte alta del Cajón del Maitén dentro de la Reserva, un Gato colo colo (Leopardus colocolo), un felino de pequeño tamaño (2 a 3,7 kg; 52 a 70 cm de longitud del cuerpo; 29 a 32 cm de longitud de cola aproximadamente, destaca por tener el pelaje del dorso gris, con manchas de color café rojizo oblicuas al cuerpo y una línea negruzca en el medio del dorso. Las extremidades anteriores son café amarillentas y destacan líneas café-negruzcas transversales muy evidentes. La cola es gris, similar al dorso, y con anillos oscuros.

El macho es polígamo; la gestación dura entre 80 a 85 días y la hembra pare solamente una vez al año de 1 a 3 crías que acoge en camas de hierbas confeccionada por ella. Es un animal de hábitos solitarios y nocturnos, pasa la mayor parte del tiempo sobre los árboles y desciende sólo para cazar y beber. Es carnívoro, depreda pequeños mamíferos, es decir es un controlador biológico de algunas especies como el Ratón de cola larga y conejos, estos últimos introducidos, convertidos en plaga y con gran éxito reproductivo (Iriarte, 2008).

En la zona central de Chile, ocupa preferentemente ambientes de matorral, estepas y bosques abiertos. Al igual que otros felinos, el gato colocolo ha sido fuertemente explotado por su piel, y hoy en día todavía se lo persigue en el campo por considerarlo un riesgo para las aves de corral, la presencia de perros dentro de su área de distribución ha sido señalada como otro factor de amenaza, especialmente debido a la persecución que ejercen una vez que encuentran el rastro, finalmente, la pérdida y degradación de hábitat es una de las mayores amenazas para la especie ya que su área de ocupación podría llegar a los 2.000 km2, entonces el ser humano cada día ocupa lugares que antes eran el hábitat de muchos carnívoros como este, restringiendo los lugares en que se puede desplazar, alimentar, reproducir y desarrollar.

El único antecedente que se tenía sobre esta especie era un cráneo que fue encontrado por el investigador Iván Díaz durante un estudio realizado entre 1987 y 1996. No existía registro fotográfico. Es probable que a este hallazgo se sumen otros en el monitoreo, ya que por bibliografía y relatos, para esta zona están descritos los 5 felinos que se encuentran en Chile: gato colocolo, gato de Geoffroy, gato güiña, gato andino y puma.

La continuidad de este trabajo permite aportar a la conservación de estas especies, además de sumar antecedentes a la comunidad de la importancia de mantener áreas silvestres como la Reserva Nacional Río Clarillo que une espacios naturales colindantes al cordón montañoso y es hábitat de especies que forman parte del ecosistema a través de su rol en la trama trófica.  Son individuos difíciles de ver, pero es incalculable su rol ecológico y belleza. Por eso sólo queda agradecer y cuidar lo que está en nuestra comuna.

Referencia: IRIARTE A (2008) Mamíferos de Chile. Lynx Edicions, Barcelona.

 

Deja un comentario