Don Gonzalo Calvo: “La gente de Pirque no sabe de dónde viene el agua de regadío que llega a su casa”. 

Por Vania Salinas.-

Revista Todo Pirque conversó con don Gonzalo Calvo, presidente de la comunidad de aguas San Benjamín de Pirque, quien hace un llamado a las autoridades a enseñarle a la comunidad a cuidar el agua. 


La comuna de Pirque cada vez está más poblada. Lamentablemente, acá sí se nota quien no cuida de la misma manera el agua, a diferencia de otras comunas de Santiago. Don Gonzalo ha visto esta situación de cerca, y hoy enciende las alarmas porque la mayoría de nuestros nuevos vecinos llegan sin conocer la realidad del agua en Pirque. 

  

Gonzalo-Calvo-1“La persona que compra tierra, por lo general, lo hace por 5 mil metros cuadrados. Llega el momento en que tiene que regar, ve que pasa la acequia por su parcela, y corta el agua, dejando a todos los de más abajo totalmente secos”, cuenta don Gonzalo. Lo que muchas personas desconocen, es que a pesar de que la compra se haga con derecho a agua, ésta es equivalente a los metros cuadrados de tierra. “Tanta tierra, tanta agua”, agrega. 

  

Esta situación ha generado un constante roce entre vecinos, que en paralelo se agrava con otras situaciones relacionadas al agua. “Algunos creen que la acequia es un camión de basurero. Hace un tiempo encontramos 16 bolsas de basura en la acequia”, cuenta don Gonzalo. 

  

Otra situación problemática y mucho más delicada, es que los canales hay que limpiarlos una vez al año, que demora entre 10 y 12 días, cortando toda el agua en Pirque. “Cuando a mí me toca revisar, uno ve que tiene desagües el canal. Esto es grave, porque a veces son aguas servidas”, explica don Gonzalo. 

  

“Yo no tengo agua potable aquí y no he tenido nunca. Yo el agua de la acequia la decanto y le aplico cloro, y para tomarla hay que hervirla. A mí no se me tapa ni la lavadora nada, yo vivo acá del 63. En 55 años, nunca se me ha tapado nada porque está el agua decantada”, dice. 

  

“La gente de Pirque no sabe de dónde viene el agua que llega a su casa”, cuenta Gonzalo, quien asume que no más de tres personas han llegado hacia él bajo esa inquietud. Él les enseñó el sistema y ahora saben de dónde viene realmente el agua. 

  

Según don Gonzalo, este recurso natural podría cuidarse mucho más si se supiera de dónde viene el agua que estamos tomando, aunque son las autoridades quienes también debiesen hacerse cargo según el experto: “Lo del agua debería ser un tema de la municipalidad, de tener un departamento donde la gente pudiera ir y le dieran charlas de cuidado del agua. Yo por lo que he leído, la tercera guerra mundial va a ser por el agua. Uno depende del agua, sin agua no hay vida, se termina todo”, explica. 

  

A pesar de que don Gonzalo tiene la esperanza de que las personas aprendan a cuidar el agua, cree que son las nuevas generaciones las que debiesen realmente estar conscientes de su importancia: “Yo creo que esto del agua es como cuando a uno le enseñaban el abecedario. En el colegio debiese ser un tema obligatorio, y luego, los alcaldes y los concejales dar charlas y hacer más publicaciones sobre el agua”, cuenta. 

  

Don Gonzalo aún recuerda la vez en que el costo del agua en Pirque aumentó un 50%, bajo la excusa de que “el agua era muy barata”. “Si ya me costaba juntar la plata para pagar, ahora costaría el doble. Yo no puedo cortarle el agua a quien no le paga, porque le tendría que cortar a todos y me lincharían. La gente que no paga nunca es demandada. Es muy complicado”, confiesa. 

  

Don Gonzalo ya ha pensado en renunciar. Pero su compromiso con la comunidad pircana le ha impedido tomar esta decisión, además que no es fácil dejar a alguien en su lugar que cumpla con todos los requerimientos que incluye su labor. “A mí como soy antiguo me tienen cierto respeto, y cuando hay problemas entre vecinos, trato de que arreglen de alguna manera”, explica. 

  

No es una decisión menor dejar de dedicarse a algo que don Gonzalo hace desde el 1983. Su preocupación por Pirque es tan grande, que estos problemas que son graves para la comuna lo mantienen pendiente a las posibles soluciones. 

  

“El tema de Pirque es que no está preparado. No tenemos caminos, no tenemos ciclovías, no hay veredas. Hace diez años Pirque tenía poco más de 10 mil habitantes, hoy esa cifra llega a los 22 mil”, dice. Y el problema, es que el agua sigue siendo la misma.


 

Deja un comentario