Casona Isla de Pirque: Un nuevo espacio abierto a la cultura

El pasado 4 de octubre, se inauguró de manera oficial la Casona Isla de Pirque como Centro de Extensión de la Pontificia Universidad Católica de Chile, un lugar que estará abierto tanto a la comunidad pircana como a los estudiantes de la casa de estudios.

“Obras de recuperación patrimonial de la Casona Isla de Pirque, un espacio abierto a la cultura”, fue el título bajo la ceremonia inaugural que lideró don Hans Muhr, director de Desarrollo Patrimonial UC. En este encuentro, participaron diversas autoridades académicas, de gobierno y representantes de la comunidad de Pirque. 

 

Un poco de historia 

  

En 1518, en este lugar habitaban grupos de indígenas picunches. Acá, en las tierras de Calbué y Cochoncachí (tierras de arriba y de abajo), criaban guanacos y se cultivaban chacras, y tenían plantaciones de papas, quínoa y maíz. Ya existían algunos caminos, pues cruzaban el río por un puente llamado luego el “puente viejo”. 

Casona5En 1570, entran formalmente los primeros españoles. Rodrigo de Quiroga fue el encargado de encomendar el territorio a Alonso de Córdoba el Mozo. Al camino existente, luego se le llama el “Camino de caballos a Rancagua”. 

Acá también llegan las primeras misiones jesuitas instaladas en San Juan, junto a ellas, el canto a lo humano y a lo divino. También los arrieros y talajeros, que hasta el día de hoy forman parte de la identidad de Pirque. 

Con Ramón Subercaseaux se inicia una nueva época industrial, sin embargo, a su muerte, este terreno es heredado a su hija Manuela, quien manda a plantar los primeros árboles del parque bajo la asesoría del paisajista Guillermo Renner. 

Ya en la década del 1920, Vicuña Subercaseaux le ofrece el predio al joven industrial Francisco Huneeus, quien moderniza la casona y planta el fundo de cáñamo, trigo y alfalfa. También levanta corrales, silos y galpones. 

Poco después, Huneeus manda a construir una capilla para casar a su hija Ester, que luego sería un lugar de encuentro para toda la comunidad. Ester Huneeus, más conocida como Marcela Paz, da vida a uno de los personajes más reconocidos de nuestra literatura infantil: Papelucho.  

Luego, Francisco Huneeus decide vender la propiedad a su gran amigo Carlos Casanueva, quien en 1951 compra el terreno para ser utilizado por la Universidad Católica. 

Es en 2002 cuando este lugar comienza a dedicarse de lleno a las actividades comunitarias y universitarias. Pronto se instala la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal UC. Al poco tiempo, llega la Fundación de Vida Rural, quienes se dedican a la educación de niñas campesinas. Y por último, llega DuocUC a realizar distintas de actividades para sus estudiantes. 

 

La casona abierta a la comunidad y a la academia 

“Acá hay un patrimonio arquitectónico, cultural y natural que hay que conservar. Entonces, la tarea que nos hemos propuesto es esa. Y ese es un patrimonio que será parte de lo que se haga en el futuro, sea lo que sea”, dice el director de Desarrollo Patrimonial UC Hans Muhr. 

“Nos preguntamos si se celebraba el Día del Patrimonio en Pirque, y nos enteramos de que no. Fuimos a hablar con el alcalde y las primeras respuestas fue que el patrimonio estaba demolido, y era cierto, la casona después del último terremoto estaba en el suelo. Pero dijimos: justamente por eso, porque el patrimonio está en pésimas condiciones y tenemos que ponerlo en valor”, cuenta Hans Muhr. Desde ese entonces que el Día del Patrimonio se transformó en un hito importantísimo.  

Al poco tiempo, también se sumó la celebración del Día del Medio Ambiente, porque además, este lugar también es un patrimonio natural y Pirque se declara como una comuna sustentable. 

“En el último Día del Medio Ambiente tomamos una decisión que yo quiero mantener para siempre, y es que como el Día del Patrimonio es más bien de adultos, el día del Medio Ambiente es de niños”, explica Muhr. 

 

Lo que se viene a corto plazo 

El proyecto de Isla de Pirque es un largo trabajo de recuperación de la casona, la capilla y el parque. Sin embargo, lo que viene a corto plazo es la instalación de una biblioteca escolar, en complemento con la cafetería de la casona. 

Estas actividades se pudieron planificar gracias al apoyo de la universidad y del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, luego de los graves daños que sufrió la casona en el terremoto del 2010. “Hicimos lo básico: restaurar y reconstruir lo que se había caído. Lo que falta es habilitarla”, agrega el director. 

“Hay una etapa muy relevante. Queremos restaurar las maderas de la casona con alumnos del Duoc y con artesanos de la zona, para enseñar a restaurar madera. Eso en la línea no de sólo restaurar la casa, sino de crear capacidades para restaurar”, dice Hans. 

La primera invitación es a participar en las actividades de la biblioteca escolar, pues se van a invitar a los colegios para que aprovechen este espacio mientras se trabaja en lo demás. Y luego, se invitará a diversos grupos a participar de la construcción del parque melífero. 

 
Las proyecciones a largo plazo 

Como el predio corresponde a un lugar de extensión universitaria, éste abarcará diversas actividades no sólo académicas sino también culturales. “Congresos, seminarios, exposiciones, talleres, cine, música, teatro. Eso es lo que vamos a hacer allá, y tendremos una especie de boletín, así que la invitación es a estar atentos”, cuenta Hans Muhr. 

“Nuestra llegada no es de esta gran institución que se instala, con todo su poderío, no. Es súper delicada y desde adentro. Vamos a ir prospectando lo que la comunidad necesita, y en función de eso vamos a ir viendo cómo hacer todo. Nos preocupa una sanísima relación con la comunidad. Va a ser una llegada tranquila, de a poco se van a ir enterando, de repente va a aparecer un concierto, una exposición, un taller, una capacitación, etc.”, agrega. 

“No queremos que sea la universidad exportada allá. Esto es una casa de campo, de hecho, la restauración es bien discreta. Se mantuvieron las maderas del piso, y hay sectores en los que no se puso cielo para que se viera la madera original”, dice Hans. 

De manera interna, se iniciará una campaña de difusión y donaciones para la etapa que viene. A pesar de que se realizó una inversión alta, aún falta para financiar los talleres de restauración y la construcción del parque.

 

Deja un comentario