Raíz Agroecológica: Equilibrio ascendente

Un asombroso estudio titulado El Mundo sin nosotros, de Alan Weisman, proyecta gráficamente la capacidad regenerativa de la Naturaleza  tras la desaparición de nuestra especie, su principal agente de degradación. En síntesis, en poco menos de un siglo todo vestigio de civilización estaría cubierto por plantas y colonizado por animales e insectos.

Raíz3Esta extraordinaria capacidad de “Lo vivo”, permanece muchas veces desatendida cuando pensamos en cómo revertir los desastres ambientales que hemos provocado.

Muchos ecosistemas se encuentran todavía en etapas de degradación en los que una ligera asistencia les permitiría recuperar capacidades y servicios fundamentales para el mejoramiento de nuestro habitar (y el de los demás seres con quienes lo compartimos). Pero así también la más pequeña de nuestras negligencias respecto de ellos, los pueden condenar a un estado de destrucción irreversible.

Nuestra comuna posee un claro ejemplo de manejo exitoso de esta capacidad regenerativa.Pronto podremos llamarle Parque Nacional Río Clarillo. Pero tenemos oportunidades que no deberíamos darnos el lujo de desaprovechar, por nuestro bien y por el de la región.

El sector San Vicente de Pirque vivió una época de extracción de “Arena de Lepanto” de cuyas excavaciones es posible derivar las variadas depresiones y desniveles que a simple vista pueden reconocerse al transitar por allí.

Muchos de estos verdaderos yacimientos abandonados han sido colonizados por especies vegetales nativas como Proustia cuneifolia (Huañil) o Baccharis Linearis (Romerillo) ambas de hábito arbustivo. Otros excavaciones fueron inundadas por la emergencia de agua subterránea y con ello se fueron poblado por aves acuáticas como Fullica armilata (Tagua), peces y plantas como la Typha Angustifolia (totora). La Naturaleza nos está proponiendo constantemente soluciones a los problemas que hemos ocasionado, claro que no cuenta con que luego los convertiremos en basurales echando por la borda todo su empeño, sin embargo parece ser posible mejorar más allá de los discursos y los proyectos vistosos, coloridos pero sin impacto.

Conocer este lugar, oculto a simple vista, es un regalo que nos hace un grupo de vecinos agrupados en la Red Ambiental de San Vicente, quienes llevan años alertando y soñando con la recuperación del humedal.

No deberíamos desperdiciar esta oportunidad como comuna de sostener un lugar para observar y aprender de la grandiosa voluntad de nuestra Naturaleza. Cuánta vida joven podría inspirarse con semejante ejemplo, depende de nosotros invertir la tendencia y como decía nuestro vecino Ventura Torres Laureda en su carta al director del mes pasado, llevar a nuestro Pirque a un equilibrio ecológico siempre ascendente. Nos lo debemos.

David Ordenes Melillán
Raíz Agroecológica de Pirque
agrupacionrap@gmail.com

Deja un comentario