Agua en la Reserva Nacional Río Clarillo, un recurso que determina nuestra vida

Por: Catalina Parra, Fernanda Peralta, Luis Ulloa, Carlos Peña y Rogelio Moreira. Guardaparques Reserva Nacional Río Clarillo. catalina.parra@conaf.cl

El agua dulce es un recurso natural vital, tanto para seres humanos, como para animales y plantas. Determina el paisaje y modela las formas de vida, ya que es base de actividades económicas, sociales y culturales.

Desde la infancia recibimos la información de que el agua, ocupa las tres cuartas partes del planeta. Sin embargo, solo un 2,5% es agua dulce y de ésta última, solo el 1% corresponde a agua superficial que estaría disponible para consumo humano. El resto, se encuentra  en los glaciares y como agua subterránea.

rio-clarilloActualmente, hay países del Medio Oriente, que presentan serios problemas de disponibilidad de agua. A veces por contaminación, o, simplemente, porque es un bien muy escaso. En Chile, no estamos exentos de esta problemática, debido a la inminente sequía de los últimos años y la sobreexplotación del recurso hídrico, por requerimientos económicos, crecimiento demográfico, contaminación, entre otros.

Si bien, en la mayoría de los hogares hay agua, es importante pensar de donde viene y todo el recorrido que realiza antes de llegar a nuestras casas. La Reserva Nacional Río Clarillo, es proveedora esencial de este recurso, ya que el agua del río, proviene de la napa subterránea que aflora dentro de la unidad y de la nieve caída en la cordillera, la que es transportada luego, por las quebradas. Es un sistema complejo, que reúne diversos componentes como el suelo, la geomorfología, el relieve, la fauna, la vegetación, entre otros, siendo ésta última, considerada, muchas veces como consumidora de agua. Sin embargo posee funciones fundamentales como la mantención de  la humedad del suelo; proteger de la erosión y del desprendimiento de tierra por escurrimiento.

A su vez, la relación de un bosque nativo con la mantención de agua, es directamente proporcional, debido a que los árboles, la retienen tanto en sus raíces, como en sus hojas, regulando la temperatura de un lugar, lo que permite que no se evapore al caer, aplicando de esta manera, estrategias de sobrevivencia cuando éste recurso se encuentra limitado.

Desde siempre, la Reserva se ha visto como una fuente de agua pura y limpia, pero hoy, está en una situación límite, debido a que los caudales, tanto de quebradas como del río, han disminuido considerablemente. Esto podría deberse a muchos factores, pero destacan los eventos de sequía de los últimos años (poca lluvia), las altas temperaturas (efecto de la radiación), prácticas indebidas de parte de los visitantes y el aumento de la población humana en El Principal, ya que el agua que abastece a la localidad, proviene de la misma napa que alimenta la Reserva. Es por ello, que durante este verano, se tomarán, de ser necesario, las medidas preventivas y de emergencia, basadas en la seguridad de las personas y por supuesto, pensadas en la conservación de este ambiente natural.

Proteger el agua, es una necesidad urgente. Por eso, es que hacemos un llamado a la comunidad pircana para que colabore en el cuidado que debemos tener con ella, promoviendo su uso racional y responsable, teniendo presente, que es un recurso vital, pero que está siendo cada día, más escaso.

FOTOS (Ivonne Verdugo, periodista CONAF RM y Eduardo Colipe, guardaparque RNRC)

Deja un comentario