Desde la mirada de tres generaciones de pircanos: Reforma Agraria, vivencias e historia en El Principal

 

Pirque zona rica por sus habitantes y ofrendas de la naturaleza, vivió este cambio de forma distinta al resto del país, debido a la lejanía de su gente con los distintos colores políticos.

miradaPor medio de este trabajo narrativo viajaremos en el tiempo, para conocer en parte la vida en el fundo El Principal hace más de 50 años, donde uno de sus habitantes más antiguos Damián Pizarro de 91 años, conocido como “Don Lolo”, nos relatará junto a dos de sus familiares, Juan Patricio Ríos y Juan Eduardo Ríos, parte de su experiencia como trabajador y habitante de Pirque.

En esta zona fértil, llena de ofrendas de la naturaleza, con escaso ruido, y con gente amable, la reforma agraria se vivió en forma distinta.

Sus habitantes vivían tranquilos y recibían beneficios entregados por el dueño del fundo El Principal, donde se priorizaba el trabajo, y los colores políticos no importaban, ya que prevalecía los aires de confianza y respeto.

Damián Pizarro, conocido como “Don Lolo”, se apoya en su bastón y sujeta con fuerza su sombrero, mostrando sus manos fuertes, las que reflejan una vida de trabajo.

Tras escuchar nuestras preguntas, comienza su relato “El Principal era pura tranquilidad, antes había mucho respeto, familias con varios niños, pero unidos. Tuve dos hijos, y diez hermanos, actualmente sólo cinco vivos. Trabajé hasta los 75 años, pero aún realizo actividades de arriero”.

Además, agregó que “viví muchos años cerca de un terreno que hoy pertenece a Conaf, actualmente me piden ayuda, gracias a mis años de experiencia en la zona”.

“Don Lolo”, relató que “trabajo desde los 16 años, y alrededor de 10 años sólo me dediqué a trasladar leña desde los sectores altos, (actividad no menor desde el punto de vista del esfuerzo físico), nos íbamos un lunes y volvíamos el sábado, dejando familia y exponiéndose a variados peligros”.

Damián Pizarro, afirmó que “muchos decían que los sueldos eran bajos, pero sí teníamos muchas garantías, un cuarto de tierra más el sitio donde vivíamos, cuatro hectarias, prestadas por el dueño del fundo, donde se podía sembrar, una parte de cerro. Sacábamos los arbustos y lo hacíamos carbón, el que después vendíamos. Posteriormente en la misma zona sembrábamos trigo, actividad fomentada por las abundantes lluvias de la época. De 100 a 200 sacos se conseguían, lo que era para nuestro consumo y también lo podíamos vender”.

“Don Lolo”, agregó que “45 mil hectarías, tenía la El Principal, se criaba mucho ganado, y hasta se fabricaba aceite. El fundo se autosustentaba, tenía dos almacenes y todos apoyaban en las distintas labores diarias”.

En el Reportaje de la televisión francesa sobre la situación social de Chile, realizado a propósito de la disputa del Mundial de Fútbol de 1962, la familia Garcia-Huidobro, expuso que “la reforma agraria debe hacerse”, “sin nuestros trabajadores no seríamos nada”.

El Principal, era parte de la hacienda Santa Rita del Alto y propiedad de Paula Jaraquemada, quien vendió a Vicente García Huidobro. Vicente le vendió a su yerno –Vicente Izquierdo– el sector que hoy conocemos como Lo Arcaya y San Vicente, quien a su vez vendió a su yerno Óscar Dávila, el sector de Lo Arcaya.

“Don Lolo”, nos relató un episodio claro respecto a la diferencia entre “inquilinos” y “dueños del fundo”. Un día un administrador del El Principal, dijo “la gente es floja”, y el dueño del fundo contradijo, afirmando que “como van a ser flojos, si gracias a ellos tengo todo esto”. Tras este impass este hombre fue alejado de sus labores.

Contexto y Cambio

En El Principal, existían dos tipos de trabajadores los “inquilinos” y los “voluntarios”. Los primeros trabajaban en forma constante para el fundo, los que les permitía a optar a beneficios, como criar animales, sistema de rulo en cerros, carbón, alimentos, casa, etc. Además de un sueldo mensual, en este punto Damián Pizarro, afirmó que “yo no era de ningún color político, solo trabajaba honestamente por mi familia. Todos aquellos que éramos “inquilinos”, vivíamos bien, tranquilos”.

Las casas eran del fundo y tenían techo de trigo, el que se obtenía desde cerro.

Hoy no hay fundos con “inquilinos”. Sin embargo, aspectos como la comunicación y solidaridad en el trabajo agrícola se han perdido.

No obstante, existían los “voluntarios”, a quienes no les interesaba el trabajo diario, y sólo realizaban servicios menores, obteniendo un pago, al final de la jornada. En este grupo, la Reforma Agraria tuvo su entrada con aquellos “descontentos”.

Parte de los compañeros y padrino de “Don Lolo”, Joselino Moreira, participaron del Reportaje de la televisión francesa sobre la situación social de Chile, realizado a propósito de la disputa del Mundial de Fútbol.

Por medio de este registro audiovisual, “Don Lolo” aprovecha de recordar a otros protagonistas como el administrador del fundo, Guillermo Vial y a su amigo Clemente Lobos, que se veía en imágenes recibiendo su sueldo y la galleta diaria. Al final del video, aparece su padrino, donde se puede apreciar el gran parecido entre ambos.

https://www.youtube.com/watch?v=Meakk7BiOEE&t=3s

Respecto a la Reforma Agraria, “Don Lolo”, comentó que “aquí en el fundo no había sindicatos, la gente vivía tranquila, y trabajaba bien, me descontaban cinco mil pesos mensuales para el sindicato. Yo no sabía ni leer ni escribir, ya que no habian escuelas y comencé a trabajar desde los 16 años, pero eso nunca me impidió crecer y desarrollarme. Teníamos animales, alimentos, terrenos, policlínico, y la reforma vino a desordenarlo todo”.

47 parcelas, salieron de todo el fundo El Principal, lo que se podía sembrar, pero no se tomaron sectores en cerros. La gente no fue capacitada para trabajar y administrar estas tierras.

“Hubo una ley mal hecha, el que tenía tres cargas familiares, le daban terreno gracias a la reforma, pero con dos, no, ese fue mi caso. Cuando repartieron las tierras muchos no supieron cómo administrarlas, los dos primeros años bien, pero después todo fue decayendo y varios se aprovecharon y escaparon al extranjero”, afirmó “Don Lolo”.

Por su parte, Juan Patricio Ríos (64 años), Ex Funcionario de las Naciones Unidas y vecino de Pirque, nos relató que “mi abuelo y tíos, trabajaron esta tierra, aquí se vivía en un ambiente tranquilo, de trabajo y camaradería entre sus habitantes. Y respecto al proceso de Reforma Agraria se dio en forma tranquila, pero no se preparó a las personas, se les entregaron tierras y no se les enseñó cómo administrarlas, hubo un caso de una persona que cambio todo por una bicicleta. Mis familiares no opinaban, y el sindicato campesino, tomó un liderazgo autoimpuesto, con un respaldo político”.

Muchos se dedicaron a engañar a la gente con el discurso político, aquí las personas vivían en una burbuja positiva, a la gente le interesaba vivir tranquilos, pero llegó este tipo de gente y comenzaron por abajo, sobre todo a quienes no les gustaba trabajar”, afirmó el ex funcionario de las Naciones Unidas.

Por último, el Arqueólogo y vecino de Pirque, Eduardo Ríos (34 años), nos comentó que “desde una perspectiva histórica documental y etnográfica, se puede plantear que claramente la reforma agraria fue la madre de todas las reformas en Chile, no sólo fue un cambio político-social en la estructura del campo de nuestro país, sino más bien, fue un hecho histórico de brindarle organización, voz y sobre todo Dignidad al campesino chileno, independiente de cómo se implementó y quien la implemento. Fue la primera vez que el campesino chileno y en este caso el campesino pircano, fue propietario de las tierras para que este las pudiese trabajar”.

Pirque fue un claro ejemplo de esto, según fuentes históricas fue acá en nuestra tierra donde se inició esta reforma impulsado por el Estado con el gobierno de Jorge Alessandri, pero dando el primer paso inicial la Iglesia Católica al donar parte de sus tierras del fundo Los Silos.

Posteriormentefrei dicho proceso se aceleró con el gobierno de Eduardo Frei Montalva y finalmente se desarrolló y exploto con el presidente Salvador Allende. Para ser finalizada con el golpe militar en el año 1973.  Desde esta perspectiva hay muchas familias que aún conservan el legado de esta reforma, manteniendo sus tierras intactas que les brindo el Estado. Por otro lado, muchas otras familias perdieron sus tierras por diferentes motivos; desde no saber cómo administrar o simplemente, porque se les engañó, (éste punto fue claramente un talón de aquiles para la reforma agraria).

En el fundo El Principal, lo que antiguamente albergaba tanto el sector de Lo Arcaya como el sector del Principal, se desarrolló la reforma paulatinamente en comparación con otras localidades del país. El antiguo “inquilinaje” que albergaba este fundo se organizó y se apegó a lo que indicaba la colectividad del momento. Por ende, fue un proceso ordenado y “tranquilo”.

Juan Eduardo Ríos, agregó que “en resumen, la antigua imagen del Pirque antiguo, con sus campesinos trasladándose a caballo por sus calles de tierra en donde predominaba el campesino chileno por excelencia. y cuyo principal objetivo era trabajar y alimentar a su familia en sus “nuevos” terrenos.  Fue gracias a esta reforma en donde independiente de la postura política que hay atrás, fue un proceso histórico que necesariamente tenía que desarrollarse, en donde claramente virtudes y falencias, (tanto de implementación como de diseño). No obstante, lo anterior esta reforma fue un proceso de construcción de país, en donde Chile es lo que es hoy gracias a este tipo de reformas que fueron necesarias para construir el país que hoy conocemos”.  

 

Deja un comentario