Resiliencia frente al Cambio Climático

Venimos hablando constantemente de “Desafío” para referirnos al Calentamiento Global y Cambio Climático. Decimos que nos desafía puesto que tensiona la manera en que venimos existiendo hasta ahora en cada una de sus dimensiones. Nuestra propia existencia y la de las nuevas generaciones desafiadas.

El cómo podamos configurar los territorios y cada una de las pequeñas o grandes propiedades que los conforman será elemental para el futuro que ya llegó.

raíz-2Por lo mismo, cada decisión que se toma a la ligera preocupa puesto que sus efectos pueden limitar aún más los desarrollos futuros de Pirque y de cualquier otro lugar del país.

Atentan por tanto contra nuestra respuesta a dicho escenario la espontaneidad con que se decide, por ejemplo, colocar pozos de agua para su explotación comercial. Atenta el destino que puedan tener las laderas de los cerros que pierden año a año Quillayes y Litres por la sequía y el calor abrazador de cada verano más caluroso que el anterior.

Atenta en general la incompetencia indolente de autoridades, pero también de las comunidades que no perseveran en organizarse.

En los próximos años, El Principal y un sector de Lo Arcaya pasarán a ser Zonas de Expansión Urbana. Lo señala el decreto alcaldicio emanado en febrero de 2017 como solicitud al Ministerio de Vivienda y Urbanismo de modificación al Plano Regulador de la Región Metropolitana. Y lo refuerza el estudio realizado por el Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia Universidad Católica.

Todo esto, dicho sea de paso, mientras nos entreteníamos con el fin de las bolsas plásticas.

Muchos de los errores que llevamos cometiendo pueden revertirse. Otros, quizás, no.

Podríamos si la planificación territorial priorizara la recuperación de corredores biológicos y cursos de agua, mejorando sus coberturas e impidiendo el ingreso a ellas de animales domésticos y personas.

Podríamos si fuéramos capaces de aumentar y enriquecer la biodiversidad que rodea nuestros predios, restituyendo una red de cercos vivos que interconectara los fragmentos de bosques y con ello fomentara la propagación natural de especies nativas y el tránsito y hábitat de controladores naturales de plagas.

Daríamos pasos decididos y quizás podríamos soñar con que aquello que no podemos nombrar, pero que constituye el Ser de Pirque, el Ser del Campo, no estaría en vías de extinción.

Hay una presión que impide eso y muchas de las medidas que podríamos realizar. Usted y yo la conocemos. Es el Precio de la tierra, que sube como la espuma, llena de burbujas que cada tanto revientan.

La parcela del Padre, del Abuelo, de la Madre. Recibida una vez en la vida, solo puede tener valor inmanente (y no ser vendida) si es capaz de acumular riqueza biodiversa y permanente para quienes la heredan.

Allí es cuando el valor de la Vida se puede conservar. Y cuando retorna a la vida campesina el alma que la mueve y la distingue: su soberanía, su libertad alcanzada en la autosuficiencia.

Y nada más eso es Resiliencia frente al Cambio Climático. Creemos la única posible.

David Ordenes Melillán
AG Raíz Agroecológica de Pirque
agrupacionrap@gmail.com

Deja un comentario