Unidas por el Arte: Tere Fontecilla, una nieta orgullosa de su abuela.

Luz Nieto Varas nace en Santiago el 18 de septiembre de 1929. Hija de José Julio Nieto y Elvira Varas, quienes recibieron de herencia de Don Julio Nieto, Las Majadas de Pirque.

Donde Luz, junto a sus otros cinco hermanos Hortensia, Isabel, Elvira, Julio y Antonio, pasaron gran parte de su infancia creciendo en estas tierras pircanas.

Luz-Nieto-todopirquePara Luz Nieto su vida en Pirque, marcó su vida en muchos aspectos, principalmente viviendo entre 1938 y 1942, muy apegada a su padre que trabajaba en el campo, para eso debía viajar a Santiago todos los días para ir al colegio. 

Los próximos años su estadía en Pirque fue durante los veranos y el resto del año en Santiago.

La infancia en esos años era muy apegada a la naturaleza, por eso mismo, también siempre fue creativa y curiosa.

Constantemente recuerda con mucho humor los cuentos que se contaban en La Cocina de Las Majadas, historias de terror, desde perros que usaban corbatas, leyendas de carruajes de medianoche y otras historias fantásticas que le generaban mucha curiosidad y miedo también. 

Se casó en 1951 con el Pintor, Arquitecto y Profesor de acuarela Exequiel Fontecilla, del que siempre hablaba con mucha admiración y amor, (para muchos nietos que no lo conocimos, ya que murió en 1987).

Tuvo seis hijos, Arturo, Elvira, Julio Antonio ,Pedro, Exequiel y Josefina, muchos de ellos artistas por naturaleza,  Exequiel y Josefina dedicados a las artes plásticas.

Siempre ha sido una persona muy entretenida, sencilla y bondadosa, yo como nieta; recuerdo ir a visitarla a su departamento en Santiago con mucha ansiedad, sabiendo que al llegar nos iba a tener lápices, cuadernos y los infaltables dulces de anís y para que decir sus historias de animales personificados, las cuales inventaba en el minuto con una facilidad impresionante.

Su pasión por el dibujo no siempre fue tanta como ahora último, recuerdo que nos dibujaba cuando íbamos a verla, pero el resto del día estaba siempre pendiente que no faltara nada en la casa, de preparar un rico almuerzo o de llevarnos a pasear para comprarnos regalos. 

Pero con el paso de los años se ha vuelto una actividad diaria, llegando a llenar cuadernos enteros en menos de una semana.

Yo como nieta pircana, llegué a vivir con la Yuyú (sobrenombre), cuando entré a la universidad, fueron cinco años en que ella fue una verdadera madre para mi, y como estudiante de diseño y actual Diseñadora Gráfica, me llama mucho la atención la facilidad de creación al hacer sus dibujos, me da realmente envidia como agarraba un lápiz y se dejaba llevar por la hoja, sin anteponerse al resultado, el dibujo se va armando en el camino, tiene la capacidad de comenzar dibujando un pato y que éste termine siendo un pato conejo gato personificado, logrando tener un estilo muy original y propio, generalmente acompañado con una historia fantasiosa cargada de humor, y sin darse cuenta, muchos de estos dibujos tienen características parecidas a sus familiares.

Da lo mismo el lápiz que utilice y el papel, nada la detiene al momento de dibujar. Mi abuela tiene dibujada hasta la pantalla de la lámpara de su velador y eso es solo algo que una persona extremadamente artista y genial haría. 

Siempre la he admirado y podría estar horas hablando sobre ella, por esto mismo sentí la necesidad de compartir sus ilustraciones con las demás personas a través de instagram, (@ilulustraciones), alcanzando varios seguidores de todas las edades y de las más diversas nacionalidades. 

Compartir sus dibujos es algo que siempre supe que tenía que hacer, es una forma de darle valor a algo que ella ve a veces como ‘’una tontera, o medio ridículo’’, pero es realmente su pasión, últimamente se pasa horas dedicada a ésto y diría que también es lo que ha hecho que su vejez sea más llevadera, cumple 89 este año y su capacidad de creación no se detiene.

Mi objetivo es organizarle una exposición, porque me gustaría honrar su trabajo y darle el valor que realmente tiene, me gustaría hacerlo luego para que ella pueda verlo. Siempre acompañó a su marido a sus exposiciones, y ahora es el momento de que ella tenga el espacio que se merece como la gran artista que es.

 

Deja un comentario