Víctor Castro Ulloa, Vendedor de Motemei en la comuna de Puente Alto: “Mientras yo viva, no dejaré que esta tradición muera”

Los Quechuas llamaban al maíz hervido mot’e o mut’i, en tanto los Mapuches usaron el término muthi o muti para el maíz y el trigo cocido. Luego se produjo una distorsión del término maíz, que, al grito del ofertante, fue cambiando por el conocido «mei»

“Calentinto el Motemei, peladito el Motemei, que rico el Motemei”, así ofrece su producto diariamente, Víctor Castro Ulloa, Vendedor de Motemei en la comuna de Puente Alto. Siendo un personaje fundamental dentro del patrimonio popular chileno.

Esta tradición, viene por parte de la familia de su madre, y su abuelo le enseñó el oficio a su padre, él que luego de un tiempo, se dio cuenta que vender es un arte. 

Motemei-10Víctor nació con esta práctica, pero cree que sus hijos no la seguirán, pero sí le gustaría enseñarle a alguien más, para que el arte Motemei, no muera.

A las 6 de la tarde, luego de una ardua jornada como Soldador, y creador de figuras de fierro, Víctor, retrocede en el tiempo, y se viste como vendedor de Motemei de principios del siglo XX, usando ojotas, sombrero, poncho, calcetas chilotas, y una camisa de cuadros, al igual como lo hizo su abuelo y su padre. 

 “Me alegra seguir con esta tradición, y a la vez sacar sonrisas, y hasta lágrimas en ocasiones, ya que algunas personas, se emocionan al recordar la presencia del Motemei en su infancia”, afirmó Víctor.

Su clientela lo espera cada tarde, en ocasiones ya con sus tazas listas para comprar el Motemei, ya que además de su rico sabor, ofrece múltiples beneficios para la salud. 

El Motemei, es un alimento multipropósito, que se puede comer como cereal en la mañana, de acompañamiento en el almuerzo, en ensaladas, y como postre agregando un poco de yogurt o mermelada. 

“Este producto se puede comer solo, acompañando los porotos, el caldo o los huesillos que son parte de la dieta del pueblo. El motemei es un grano amarillo intenso producto del maiz seco el que una vez cocido tiene un suave sabor harinoso”, comentó Víctor.

Propiedades del Motemei

Se dice que este alimento, sirve para enfermedades complejas como cáncer, vitíligo, y otras afecciones comunes hoy en la población. 

Víctor Castro, recuerda que una clienta de más de 90 años, le dijo un día “yo compro Motemei, para evitar el cáncer, a lo que yo pensé esta señora esta media loquita, pero he visto que es cierto”.

Este alimento, tiene un alto contenido de carbohidratos, y se cree que por cada 100 gramos hay 25 de carbohidratos, pero se tratarían de carbohidratos polisacáridos (complejos), que a diferencia de los monosacáridos (simples) que provienen de las harinas refinadas, no solo aportan calorías, sino azúcares y nutrientes. Esta cualidad dota al cuerpo de energía, por lo que se recomienda que sea aprovechado por deportistas y niños en crecimiento. 

Otra propiedad nutricional es que no tiende a engordar a las personas, si es que se consume moderadamente, ya que deja con saciedad y sin ganas de complementar la alimentación con otros alimentos. 


También la fibra del Motemei, arrastra el colesterol malo y lo elimina a través de las heces. Esta es una de las razones por lo que el cuerpo lo digiere rápido. Un cuarto beneficio es ser antioxidante por el contenido de betacarotenos, un componente de la vitamina A que produce las defensas en el organismo. 

Además, contiene las vitaminas del complejo B como la B1, B3 y B9 que ayudan en el funcionamiento del sistema nervioso central.  Además, de la vitamina B7 o biotina que entrega beneficios en el estado de la piel y del cabello.

Los beneficios nutricionales del maíz también están determinados por su contenido en vitamina A, que funciona como antioxidante.

Por último, resulta un alimento completo, porque también aporta con minerales como el magnesio, calcio, hierro y fósforo. Todos estos favorecen el metabolismo del organismo, es decir la forma en que el cuerpo trabaja, consume energía y funciona. Adicional al Motemei, también es beneficiosa la harina de maíz, ya que no contiene gluten (una proteína de los granos), por lo que es una buena opción para los pacientes que tienen intolerancia al gluten (enfermedad celíaca). 

Por esta causa se aconseja dar a los niños para evitar procesos alérgicos. La harina se usa en sopas y coladas. Se recomienda en la alimentación diaria de este cereal. 



Origen y producción del Motemei

Los Quechuas llamaban al maíz hervido mot’e o mut’i, en tanto los Mapuches usaron el término muthi o muti para el maíz y el trigo cocido. Dentro de la comida originaria el maíz predomina, las humitas, el pilco, y la chuchoca. 


El origen del nombre procede de la distorsión del término maíz, que al grito del ofertante fue cambiando con el tiempo por el conocido «mei», Es así que en realidad lo ofrecido es mote de maíz. Pero no sólo llevaba mote, también es sabido que también se podía adquirir castañas, piñones o tortillas al rescoldo.

Víctor, se encarga de toda la preparación del Motemei en su propia casa, la que significa un largo proceso, se hace hervir el maíz mezclado con lejía o ceniza, (ojalá de espino), la que previamente retira de una pollería en la comuna de Macul. La idea, es que el grano bote el hollejo, después de varias horas de trabajo, y luego se cuela y lava en variadas ocasiones.

Si quieres conocer más de este alimento, no dejes de seguir a Víctor Castro en su Instagram victorcastro7150 o por medio de su correo electrónico vic.castro.u@gmail.com

 

Deja un comentario