CLUB DE JARDINES DE PIRQUE – Noviembre 2019

Fue difícil encontrar un tema para escribir este artículo y más difícil encontrar un tema que alegrara nuestro corazón y espíritu. Pero no debemos dejar que la tristeza y las preocupaciones nos hagan olvidar lo maravilloso de la naturaleza, que por siglos y siglos se ha conservado y ha evolucionado para darnos lo más vital de la vida, el Oxigeno que respiramos, también las frutas y verduras para alimentarnos, los humanos y los animales; y la belleza para el alma, que nunca debemos descuidar.

En la búsqueda de una planta muy especial y maravillosamente hermosa, que nos permita mitigar las preocupaciones , encontramos LAS PEONIAS, y de ellas les hablaremos a continuación:

Extraordinariamente atractiva al punto que uno queda encantado y, es más, hipnotiza al observador más atento y sensible.

Las peonias se han cultivado desde la antigüedad en China, en donde eran apreciadas ya 1.000 años A.C.; tan es así, que las peonias fueron puestas bajo la protección imperial (valiendo realmente a precio de oro) y consideradas patrimonio nacional. A principios del siglo XVIII, época de grandes travesías, se tuvo por primera ves noticias de estas hermosas flores, descritas como rosas sin espinas; pero solo un siglo después llegó a nuestro continente las primeras plantas de Peonias arbustivas. Un sinfín de causas, entre ellas el lento crecimiento de las peonias, indujo a pocas personas a proseguir con su cultivo. Las peonias arbustivas son plantas longevas, con una vida media de 150 a 200 años que pueden alcanzar una altura de 2,5 metros y un diámetro de 4 a 5 metros.

Las peonias se dividen en dos grandes grupos:

Las HERBACEAS tienen raíces fasciculadas y los brotes aparecen en primavera, vegetan hasta que la planta alcanza una altura de 60-100 cm. durante la floración, y desaparecen en otoño para volver a despuntar en primavera. Se reproducen por siembra o por división de raíces.

Las ARBUSTIVAS están formadas por arbustos robustos y nudosos que cada año lignifican una parte de los nuevos brotes y, como las hortensias, crean una mata leñosa que alcanza una altura de 2 metros con el pasar de los años. Estas plantas pierden las hojas en invierno y en primavera brota con fuerza y aparecen las flores. Se pueden reproducir en tres formas:

  • División de matas
  • Por injerto
  • Por semilla

La Peonia arbustiva prefiere la exposición al sol, ama el terreno con buen drenaje, es mejor si es alcalino, pero soporta también terrenos neutros o poco ácidos. El clima ideal es el que alterna veranos calurosos con inviernos rígidos.

Puede ser plantada, sin problemas, en tiestos y macetas de madera para colocarlas en terrazas y balcones.

 Recuerden jardineros sacar las flores viejas de sus plantas en general y sobre todo de las rosas, evitemos el esfuerzo de formar semillas de las plantas. Recuerden también economizar toda el agua posible, ya sea en el jardín como en las casas. Junte el agua de la lavadora, del lavado de platos, manos, etc. Y con ellas riegue su jardín.

Con nuestro inmenso cariño, deseamos paz y prosperidad para todos.

Cualquier consulta dirigirla a jardines.club@gmail.com

Deja un comentario