Leonidas Irarrázabal Barros, entre la vida de mundo y Pirque: “Pirque es un remanso de paz y belleza”

Este ex diplomático, padre, esposo y hoy novelista, recuerda en forma exclusiva parte de su vida, anécdotas y expone su visión sobre la situación actual que se vive en chile.

En el contexto del reciente lanzamiento de su novela “Con los ojos quebrados”, don Leonidas Irarrázabal Barros, recuerda con especial cariño a la comuna de Pirque, “Pirque es un remanso de paz y belleza”. 

A pesar de no estar en Pirque como antes tiene los mejores recuerdos de esta tierra y su gente.

Su admiración por la comuna parte hace muchos años, ya que administró por tres décadas una parcela agrícola de frutales en la zona a pedido de su esposa María del Pilar Ossandón, ya que en ese entonces los trabajadores no consideraban mucho la voz de una mujer. A pesar de ello la señora Pilar pidió a don Leonidas que permitiera que estas personas jubilaran junto a ellos y así lo hizo.

No obstante, en su época de estudiante de derecho pasó una temporada en la casa de don Máximo Valdés, quien fuera comerciante, agricultor, alcalde de Chimbarongo, ministro de agricultura y diputado por San Fernando.

Su novela ha recibido buenas críticas, ya que mezcla sus historias de vida durante su práctica judicial en la Cárcel de Santiago, la que coincidió con su ingreso a la diplomacia.

En este proceso de compatibilizar estos dos mundos, como son la cárcel de Santiago, y la vida diplomática, se ve enfrentado a la llegada de la Princesa Marina, Duquesa de Kent y su hija Alejandra, las que habían sido enviadas por la Reina Isabel II para estudiar la posibilidad de visitar Chile. 

Este periodo lleno de diferencias a nivel de personas y situaciones, desde ver como condenan a un hombre por un homicidio y paralelamente, tener que saber qué significa para una Duquesa “empolvarse la nariz”, lleva a este ex Embajador a titular su novela como “Con los ojos quebrados”.

Las primeras páginas de este libro son dedicadas a su mejor amigo Pablo con el que compartió importantes experiencias de vida, pero luego aparecen sus vivencias como diplomático, actividad que lo enfrentó a múltiples escenarios donde tuvo que ser la cara visible de Chile en el extranjero.La novela termina con la muerte de su compañero de vida. Esta novela la escribe a los 87 años, lo que resulta admirable considerando su lucidez.

Una conversación cercana

Don Leonidas nos recibe amablemente en su departamento el que se viste de pinturas, objetos de herencia familiar, lámparas, y fotografías que muestran su trabajo en distintos lugares del mundo. Se muestra activo y está pendiente de la contingencia nacional. Además, pretende ayudar a una de sus hijas en la redacción de un libro centrado en los Onas, pueblo de cazadores recolectores que vivían en pequeños grupos formados por unas pocas familias en el territorio insular de Tierra del Fuego.

También pertenece al grupo de reflexión de Pirque, donde personas con tradición en la comuna se reúnen para exponer temas de actualidad, religión, política, entre muchos otros, generando debates y nuevos conocimientos. Enviudó hace veinte años y junto a su esposa formaron una familia compuesta por tres hijas y un hijo, las dos primeras decidieron vivir fuera del país y se casaron con extranjeros, por lo que hoy tiene gran parte de su familia fuera, pero a pesar de la distancia don Leonidas se da el tiempo de visitarlos cada cierto tiempo. Tiene 18 nietos y 10 bisnietos. 

Su carrera diplomática

Después de 40 años desarrollando su carrera diplomática en diferentes países, don Leonidas Irarrázabal reparte su vida entre Viña del Mar, Providencia y Pirque. Nos relata que viene de una familia de diplomáticos siendo el quinto representante de esta tradición donde la vocación de servicio a la nación le ha dado una vida llena de satisfacciones y metas cumplidas.

Estudió Derecho en la Universidad de Chile y realizó un Master of Art en Estados Unidos por dos años. Luego entró a la Academia Diplomática donde obtuvo el 1er lugar entre los que postulaban a esta institución. Vivió ocho años en Lima con dos diferentes cargos diplomáticos. Diez años en París en tres puestos, donde nacieron algunos de sus hijos. Fue Embajador en Noruega, donde la distancia lo impulsó a escribir su primer libro “Bajo el Sol de Medianoche” basado en varias cartas donde explicaba el funcionamiento de este país, tan lejano y distinto a Chile. También fue Embajador en Islandia y en Ecuador y tuvo un cargo diplomático en Bruselas. 

Finalmente, trabajó en la Organización de los Estados Americanos, OEA durante el período posterior al Golpe Militar donde confiesa haber vivido momentos difíciles. 

Luego del retiro del Ministerio de Relaciones Exteriores se desempeñó como Docente de Protocolo y de Relaciones Internacionales. Fue columnista del diario La Tercera, El Diario Financiero y El Comercio del Ecuador por 15 años. También escribió para nuestra revista Todo Pirque, realizó clases en la Universidad UNIACC y fue Comentarista Internacional de la Red Televisión y Chilevisión.

Crisis social en Chile

El presidente Sebastián Piñera ha hecho movimientos en ocho carteras, entre ellas las de Interior y Hacienda, buscando enfrentar la mayor crisis política y social que vive el país desde el regreso de la democracia en 1990. Considerando su experiencia como ex Embajador, don Leonidas afirmó, “creo que esta es una crisis que genera una tremenda oportunidad para hacer cambios, ojalá que se tome un buen rumbo y no sea tarde. Me gusta el nuevo gabinete que sean jóvenes y capaces”.

Deja un comentario