Ximena Cleveland y Matías Larraín, Paisajistas en Pirque: “Chile es en extremo vulnerable al cambio climático y debemos gestionar con sabiduría nuestro territorio”

El paisajismo de hoy requiere priorizar la variable ambiental, adaptando el diseño a las condiciones y cuidado del entorno natural. La calidad de los espacios verdes donde nos relacionamos con la naturaleza afecta nuestra calidad de vida.

La naturaleza dentro de un ecosistema urbano es también una representación, un trozo de naturaleza donde contribuimos al equilibrio del sistema ambiental global, cada jardín debiera integrarse y ser parte de una “red biológica” partiendo entre vecinos, luego ampliándose al condominio y así progresivamente hasta conectarnos con el cerro o la rivera.

Esta ampliamente demostrado los efectos positivos tanto físicos como sicológicos cuando nos relacionamos más estrechamente con la naturaleza, por lo tanto, el interactuar sensible con el paisaje se transforma en una actividad “terapéutica”.

El objetivo de diseñar sustentablemente es lograr “fluir” con el paisaje no ir contra este, el agua por ejemplo lo conecta todo y nos conecta a todos, dependemos de ella y solo nos damos cuenta y preocupa cuando falta.

Un jardín se puede convertir a bajo consumo de agua sin sacrificar su “calidad”, pero requiere también para ello una transformación de quienes lo habitan, cada planta y árbol requiere agua a su ritmo y en cantidad apropiada, “más no es mejor “. Parte de la transformación es darnos el tiempo para percibir y apreciar el comportamiento del jardín y las reacciones de este a lo largo del año.

Matías se muestra seguro y al escucharlo se deja entrever la pasión que pone en cada uno de sus proyectos. Por su parte Ximena, es la templanza, lo que genera una armonía perfecta entre ambos, para desarrollar los múltiples desafíos en que se han involucrado, desde proyectos particulares a centros de salud, hoteles, pasando por lecherías, proyectos industriales y criaderos de caballos.

Se casaron en 1987 y tienen un hijo de 27 años y desde 1992 decidieron unir sus conocimientos e inquietudes para dedicarse de lleno y crear su empresa de diseño y proyectos.

Ambos nos reciben amablemente, y con orgullo nos muestran parte de su trabajo, el que abordan con dedicación, estudio, cariño y pasión. Trabajan con tecnología de punta propia de la era digital, con proveedores y trabajadores, que generalmente contratan en la misma zona donde se desarrolla el proyecto.

A lo largo de su carrera profesional han sido parte de importantes proyectos donde se destacan el Hotel Pullehue y el Hotel Hangaroa en Isla de Pascua. Hoy se encuentran trabajando en Pirque en Haras Don Alberto y paralelamente en un proyecto particular de una pareja de entusiastas permacultores en El Principal.

Matías Larraín y Ximena Cleveland, Paisajistas, afirman con preocupación que: “Chile es en extremo vulnerable al cambio climático, la escasez de agua se agudiza, y debemos gestionar con sabiduría nuestro territorio”. 

Consejos desde el Paisajismo

Muchas veces nos gustaría tener cierta especie en nuestro jardín, pero podría ocurrir que las características de suelo y clima local hagan muy difícil su cultivo.

Hay que ser realistas y siempre que sea posible debemos optar por especies más tolerantes  

y menos exigentes en consumo de agua, ubicarlas en lugar indicado y regarlas apropiadamente.

Es necesario saber cuánta agua tengo, saber cuánta agua necesito y luego mejorar las prácticas de uso de ésta. 

El riego resulta primordial, una vez conocidas las necesidades de agua, tenemos que saber aplicarla de la manera correcta. Aquí influye mucho el tipo de suelo, si tenemos un suelo arcilloso la velocidad de infiltración de agua será inferior que, en un suelo de textura arenosa, por lo tanto, la frecuencia de riego y la cantidad de agua a aplicar se determina en función de ese y otros criterios. 

El sistema de riego que se utiliza influye en la eficiencia del uso del agua, en un extremo tenemos el riego “tendido” cuya perdida llega a un 70% y en el otro extremo los sistemas por goteo o riego localizado con eficiencias de 90 %.

La hora del día para regar es otro tema importante, la principal perdida de agua ocurre por evaporación, por lo tanto, hay que regar de noche, cuando la evaporación y transpiración resultan menores.

Otro concepto interesante a considerar es la retención de humedad en el suelo, esta se define como el agua que queda almacenada en el suelo y disponible para la planta luego de un riego, aquí juega un factor importante la materia orgánica que incorporamos en la mezcla de suelo al momento de plantar.

Los compost y humus de lombriz son de las mejores fuentes de materia orgánica y están ampliamente disponibles y en general son de la más alta calidad.

Las “Tierras de hojas” hay que evitarlas a toda costa, ya que se obtienen de las laderas bajo la vegetación y su extracción solo contribuye a degradar aún más el delicado equilibrio entre suelo y vegetación nativa.

Matías Larraín, finalizó esta nota con lo siguiente:

 “El confort ambiental me agrada como termino, si bien es un concepto subjetivo, se refiere a lograr bienestar físico y psicológico y se logra como resultado de un buen diseño que permita beneficiarnos de una buena sombra proyectada por los árboles en verano, los cálidos rayos de sol en las mañanas de invierno, la brisa fresca de primavera y otros tantos factores que hacen más confortables nuestros hogares y jardines”

Deja un comentario