EN TIEMPOS DIFÍCILES: MEDITACIÓN CANALIZADA.

POR: INGRID VIVIANI R. – PSICOTERAPEUTA Y FITOTERAPEUTA FLORAL

LAS CONSTANTES NOTICIAS SOBRE LA PANDEMIA PUEDEN PARECER INTERMINABLES Y ESTO ESTÁ AFECTANDO LA SALUD MENTAL DE MUCHOS Y MUCHAS, Y CONSIDERANDO ESTE COMPLEJO ESCENARIO, INGRID VIVIANI, PSICOTERAPEUTA, NOS ENTREGA SU VISIÓN.

Muy amad@s habitantes de este maravilloso planeta tierra: el creador del universo les pide que paren el juego, enviándoles una carta comodín, llamada “Pandemia 2020” que es un “salvavidas” para que, en el aislamiento social, podamos ir al encuentro de mi Yo Soy verdadero y rescatarme a mí y al planeta.

En el mundo exterior, llegamos muy lejos con la tecnología, la interconectividad, y los falsos dioses que nutrían nuestro falso ego con el poder económico, social y político. La cuarentena es un regalo envuelto en papel dorado para ir al encuentro de nuestro Ser y replantear nuestros valores, valorando y cuidando la Vida y el Planeta que se nos brinda para ser felices.

Nos perdimos hace rato y buscamos la felicidad en los falsos ídolos, cogiendo la sombra por la presa. Falsas ilusiones engañosas que adormecen la conciencia con el aplauso, alcohol, drogas, estupefacientes, entre otras adicciones.

Evasiones no nos han faltado al punto que nos olvidamos del Amor a nosotros mismos, al Creador, y a la naturaleza que es un ser vivo. 

Ojalá no perdamos tiempo en juegos electrónicos, visitas a museos etc que se nos ofrecen gratis, pero nos alejan de la tarea de máxima urgencia que tenemos entre manos aquí y ahora.

Cambiar nuestros valores materialistas ya que ellos canalizan la energía y marcan los propósitos a seguir. El cambio tiene que partir desde nuestro interior y esta reconstrucción empieza ahora ya, porque mientras no elevemos el nivel de conciencia seguiremos con la rueda atrapada en el barro y girando en banda por más millones que inyectemos a la economía.

El costo de cada minuto de demora es enorme, y más lenta y dolorosa será la reconstrucción del mundo exterior, con cada minuto que tardemos en cambiar nuestras conciencias. Valoremos el progreso: el acercamiento entre los habitantes del planeta, la apertura de sus fronteras, los intercambios culturales y de todo tipo y el acceso a todo ello; aunque muy desigual, por cierto. A pesar de todo estamos ad portas literalmente de un “lenguaje universal”, sólo nos queda dar un golpe de timón a este barco que estuvo a punto de encallar en los roqueríos de la ambición, el egocentrismo, el odio, el engaño y el principio draconiano de “el fin justifica los medios”.

Otros planetas pasaron por momentos parecidos al nuestro y los seres de luz pudieron más que la oscuridad, y el planeta continuó su viaje de ascensión espiritual, y ahora están tan evolucionados que ya dejaron su plano físico y no sólo disfrutan del verdadero Amor, benevolencia y compasión, sino que irradian su luz al resto del universo.

NO ESTAMOS SOLOS, legiones de seres luminosos nos acompañan, pero somos seres de “libre albedrío” y respetan nuestra libertad, por ende, tenemos que invocarlos y saldremos más sabios de esta bendita encrucijada.

Me dirán, ¿y nuestros deudos que aumentan en escalofriantes y dolorosas cifras?, y te respondo que ellos lo han y lo están eligiendo, ni siquiera son mártires, ya que regresan para aportar en este mundo nuevo que nos espera. 

De paso aprendamos que la muerte es solo un “cambio de estado” y que nos están mostrando que estábamos muriendo en vida al secarse nuestra alma y querer avanzar dentro de un cuerpo que era una “carcaza vacía” por más que se lo idolatrara.

Deja un comentario