Envejecer Saludable: Preparándonos para un envejecimiento activo y sano

Envejecer es un proceso secuencial, individual, irreversible de un organismo vivo. Es un proceso continuo y progresivo, en el cual ocurren modificaciones morfológicas, funcionales, bioquímicas, sociales y psicológicas.

El envejecimiento actual de la población no tiene precedentes en la historia de la humanidad. El aumento del porcentaje de las personas de edad (60 años y más) está acompañado por la disminución del porcentaje de niños y adolescentes (menores de 15 años). Para 2050, por primera vez en la historia de la humanidad, la cantidad de personas de más de sesenta años de  edad en el mundo superará a la cantidad de jóvenes. El envejecimiento poblacional constituye un fenómeno mundial.

De acuerdo a las proyecciones demográficas, en Chile, el único grupo etario que va a aumentar de manera importante durante las próximas décadas es el de personas mayores de 60 años. Por lo tanto es muy importante educarnos para un envejecimiento positivo, activo  y saludable.

Se considera “envejecimiento positivo”, a la manera en como aceptamos y nos adaptamos positivamente al entorno en que nos desarrollamos, considerando mantener un equilibrio armónico en  los aspectos biológicos, psicológicos y social de nuestra vida (Concepto Biopsicosocial), que son los tres importantes pilares para la promoción de una buena salud y autopercepción de bienestar de cada persona.

Una de las primeras acciones que debemos realizar con nosotros mismos es prepararnos para fortalecer nuestro organismo y salud es el AUTOCUIDADO.

Presentamos una serie de recomendaciones destinadas a reforzar y mantener el autocuidado necesario para disfrutar de una buena calidad de vida y, de esta manera, desplegar al máximo las potencialidades que le permiten vivir plenamente esta etapa de la vida.

 Alimentación saludable 

Es importante consumir una alimentación balanceada durante este período, privilegiando el consumo de: • Productos lácteos bajos en grasa o sin grasa. • Cereales y granos enteros. • Frutas, vegetales. • Pescado y pollo. • Productos ricos en calcio y fibra.

Modere el consumo de sal para prevenir la hipertensión. 

Disminuya el consumo de grasa (carnes rojas, vísceras, mariscos, frituras, leche entera) para evitar un incremento del colesterol y prevenir la arteriosclerosis. 

No omita comidas. Coma siempre a las mismas horas. Esto favorece mantener un nivel de azúcar adecuado y no sufrir fatigas. 

Intente consumir de 2 a 3 litros de líquido al día (agua, jugos, sopas, aguas de hierbas, etc.), preferentemente antes de las 18:00 hrs. 

Evite tomar café, té, alcohol y coca cola sobre todo después de las 18:00hrs.; ya que todas estas bebidas contienen cafeína que es un estimulante.

 Beneficios del ejercicio físico

  • Favorece una mayor flexibilidad, coordinación muscular, equilibrio y movilidad. 
  • Proporciona energía. 
  • Ayuda a mejorar la autoimagen y salud mental. 
  • Previene la osteoporosis, pues fortalece los huesos y la masa muscular. 
  • Reduce el estrés y la tensión. 
  • Favorece la conciliación del sueño. 
  • Mejora la digestión y disminuye el estreñimiento.

Realice alguna actividad programada: caminatas, trote sobre superficies blandas, baile, etc.  Aproveche las actividades domésticas como actividad física: subir escaleras, barrer, jardinear, limpiar vidrios, etc.

Escoja una actividad física que produzca bienestar y agrado y realice actividad física, a lo menos, tres veces a la semana.

La percepción de calidad de vida de los adultos mayores es un indicador de bienestar y satisfacción con la vida. Entre las condiciones de salud que determinan la calidad de vida del adulto se identifican como las más importantes el estado mental, estado psicoafectivo, estado social, nutrición y hábitos alimentarios saludables, capacidad funcional sana, buen dormir y prevención de caídas. 

Y, en estos tiempos de pandemia, sobre todo, debemos tener rigurosidad en cuanto a evitar contagios, por lo tanto hay que evitar salir de casa, tener los cuidados básicos de mantener distancia física con las personas, usar mascarilla y lavarse las manos con jabón o desinfectar con alcohol gel si hemos estado en contacto con otras personas.

Rosa R. Vicenzot Miranda
Terapeuta Ocupacional
Magister en Educación
Magister en Gerontología Social

Deja un comentario