“Una señal de mucha esperanza”: Los colegios vuelven a abrir sus puertas en Pirque

Días de optimismo y de reencuentro viven los estudiantes de nuestro país, compañeros, profesores y funcionarios escolares vuelven a juntarse bajo condiciones de aforo necesario, sanitización constante y en una dinámica mixta de clases. Conoce cómo se inicia este peculiar año escolar en nuestra comuna.   

Experimentando un constante ascenso y descenso en las fases de la cuarentena, dejando atrás un verano restringido y ya acostumbrados a los permisos y normativas, al cuidado entre todos, al uso obligatorio de mascarilla y en medio de un oportuno plan de vacunación, de esta manera y casi en un abrir y cerrar de ojos ya nos encontramos en marzo 2021. 

 Es cierto que el año pasado se vivió una excepción a la costumbre de despedir el verano y darle la bienvenida al año escolar, pues bien, cargado de una nueva normalidad este marzo reaparecen los estudiantes y vuelven a funcionar los colegios, en una vuelta a clases que según el Ministerio de Educación, posee características de un retorno a la presencialidad, con una lógica mixta, donde se combinan la presencialidad con la educación a distancia.

Directores comprometidos 

 Para comprobar la experiencia que se vivió en nuestra comuna, conversamos con el rector del Colegio Virginia Subercaseaux y director del Agroecológico de Pirque, Roberto Miranda, quien nos detalló que “la vuelta a clases este 1 de marzo se dio de manera híbrida, es decir, hay grupos de estudiantes en las salas y simultáneamente hay un grupo conectado a las clases desde sus casas”.

 Junto a lo anterior Roberto nos contó los detalles de la organización que vivieron junto a los apoderados, “el criterio que se tomó para organizar las clases fue el aforo por metro cuadrado de las salas, de esta forma se pudo tener cursos con más estudiantes y la posibilidad de rotar los grupos, para que todos tuvieran las mismas oportunidades de asistir a clases.

Obviamente todas las decisiones se tomaban bajo la libertad que nos permiten las normativas que obliga el Ministerio de Educación: aforo, medidas de seguridad, sanitización de instrumentos, etcétera”.

Además de reconocer el buen ánimo de niños y padres, Roberto Miranda también enfatizó de manera positiva: “la oportunidad que tuvimos el año pasado (finales de 2020) de que los estudiantes pudieran asistir a distintas actividades (clases, talleres, uso de bibliotecas), ya que esto nos ayudó a entender, diseñar y ahora rediseñar la vuelta a clases”. 

 Sobre esta reapertura de centros de educación escolar, Roberto Miranda sentenció que “la vuelta a clases ha tenido una dinámica escolar, que es distinta a cualquier otra dinámica, como de empresa, mall o restaurante, puesto que esta dinámica está reforzada por una constante retroalimentación con los apoderados”. 

 Un inicio del año escolar similar fue el que les tocó vivir en el Colegio Almenar de Pirque, su director, Omar Lobos, nos reveló que también fue un factor clave la apertura de finales del año pasado, a lo que agregó con optimismo: “mi situación de hoy día es de alegría, de sentirse contentos por esta posibilidad de reabrir los colegios, pero a la vez una sensación de cuidado y de estar atentos a las circunstancia sanitarias, ya que son estas las que determinan los avances o retrocesos en esta vuelta a clases.  

 Yo lo que he observado, principalmente en los niños, es felicidad por el hecho de volver a juntarse con sus compañeros, con sus profesores y lo que esto significa, volver a clases o en otras palabras: entregar vida nuevamente al colegio y a su vez una señal de mucha esperanza.

 Es paradigmático esto que sucede, sin embargo si vemos el vaso medio lleno, el aprendizaje de reuniones remotas, de plataformas y clases grabadas, de todas estas nuevas tecnologías, se convierten en herramientas fundamentales para estos días y para el trabajo pedagógico moderno, nuevas formas de enseñar que llegaron para quedarse”. Sostuvo Omar Lobos. 

 Una situación distinta a la mayoría de los colegios de la R.M, aunque demostrando la misma felicidad de reunir a niños y jóvenes, fue la vivida en la reapertura del Colegio Los Olivos, su directora, Maria Eliana Carrasco, nos explicó que tienen un virtual 100% de asistencia, esto dado que el aforo no afectó al reducido número de estudiantes que componen sus distintos grados. 

 “No tuvimos mayores dificultades en dictar teleclases el año pasado, pero creemos que más que un riesgo, es fundamental en la labor educacional tener un contacto cara a cara, tanto en la conformación de grupos de estudio como con los mismos profesores. Este marzo tuvimos el privilegio de contar con salas completas, sin necesidad del carácter mixto, esto dado las características de nuestro colegio y comuna, sin embargo, para mantener este funcionamiento, no debemos desatender las necesarias medidas de cuidado”. Destacó Maria Eliana Carrasco. 

El doble esfuerzo de los profesores 

 De igual manera tuvimos la posibilidad de conversar con el alcalde Cristián Balmaceda, quien manifestó tener una visión bastante parecida, en lo que respecta la vuelta a clases en los colegios públicos de Pirque: “el año pasado partimos con un diferenciado, ya que era todo nuevo y nadie estaba preparado, razón por la que el año 2020 nos sirvió como un importante ensayo. 

 Yo soy un convencido que la pandemia llega para cambiar, de aquí para adelante, la educación en Chile: bajar el número de niños en la sala de clases, distanciamiento, reducir tiempos y combinar la enseñanza en la sala con la modalidad remota.

 Se hicieron grandes cambios en beneficio de los estudiantes, por ejemplo, se aumenta la tecnología y ahora se vela por la posibilidad de los estudiantes en cuanto a conexión a internet, y con esto partimos este 2021 manejando las herramientas tecnológicas y con profesores mucho más preparados. 

Aplaudo y doy mis felicitaciones más amplias a los equipos docentes, ya que se vio la creatividad e ingenio que han mostrado; los profesores demostraron una entrega extraordinaria, en un actuar muy coherente frente a una crisis sanitaria igualmente extraordinaria. El año 2020 va a ser recordado como el año de doble esfuerzo en todos los colegios”.

 Es evidente que una de las prioridades para volver a la normalidad, en esta lucha que ya llevamos librando contra la pandemia hace un año, es facilitar el derecho a una educación de calidad y universal. En Pirque pareciera que todos los actores de los colegios están preparados para avanzar y continuar recibiendo a los estudiantes en las aulas del conocimiento, por el momento de una manera híbrida y apoyados en las herramientas tecnológicas afines. 

Deja un comentario