Errores de Poda que no debemos cometer en invierno

Por regla general, invierno es una buena época para realizar la poda de muchas de las plantas de nuestro jardín, pero debemos estar muy atentos, ya que de hacerlo sin tomar en cuenta cada especie en particular, corremos el riesgo de afectar su floración, que sufran por las heladas, o hacer que pierdan su forma natural.

PODAR PLANTAS QUE FLORECEN EN PRIMAVERA

No debemos podar aquellas plantas que florecen a finales de invierno o en primavera. Plantas como las forsythias, skimias, lilas, ceanothus, spireas, camelias, clematis montana, laurentinas, retamos y muchas más, deben podarse en primavera en caso de que lo necesiten, y solo después que hayan perdido sus flores. Esto debido a que las yemas florales se forman en verano. En invierno solo debemos retirar ramillas muertas o dañadas.

ADELANTARNOS EN LA PODA DE PLANTAS QUE FLORECEN EN VERANO Y OTOÑO

No debemos adelantarnos en podar los arbustos que florecen en verano y otoño. Es necesario esperar a finales de invierno cuando ha pasado el riesgo de heladas, justo antes de la brotada primaveral en el caso de los caducifolios. 

PODA DEL EJE CENTRAL O ÁPICE

Un error frecuente es la poda del ápice del árbol, la rama que apunta hacia el cielo siempre debe ser un principal. Si hay una rama que compite con la principal debes cortarla por completo porque quita fuerza a la formación de árbol, pero nunca debes podar el eje ya que lo deformará y perderemos su armonía y forma natural.

DEFORMAR EL ARBOL O ARBUSTO

Todos los árboles y arbustos tienen ciclos distintos, necesidades distintas y formas distintas; por lo que debemos conectarnos con ellos y su forma, como un elemento vital de armonía. Saber qué forma tiene, nos ayudará para realizar una poda con una estética natural y no cometer el error de caer en la deformación de la especie.

PODAR ESPECIES QUE NO NECESITAN PODA

Otro error que podemos cometer es podar plantas que no necesitan poda. A menos que se hayan envejecido, no tengan vegetación en su base, ya no esté floreciendo y necesite una poda de rejuvenecimiento, no necesitamos podar muchos arbustos de nuestro jardín. Tal es el caso de madroños, rododendros, azaleas y camelias por ejemplo. Solo es recomendable eliminar las ramas muertas, rotas o enfermas, los chupones y los rebrotes del pie del arbusto que sean débiles o estén mal situados.

Deja un comentario