ARTE, CIENCIA, POESÍA Y SUEÑOS: En busca de la teoría unificada del universo

Por Marcelo Hernán Arre Márfull.

Tarde primaveral, fresca, iluminada… Mientras cabalgaba sobre mi bicicleta, compañera de tantas aventuras, en medio de aquellos árboles y senderos recónditos al final del sector de El Principal, en mi bello Pirque, vino a mi mente una idea que poco antes debatí con un viejo amigo. Y no lograba sacármela de mi cabeza, así que apenas volví a mi hogar, me puse a investigar al respecto. Mi sorpresa fue lo maravilloso que descubrí al leer lo que les contaré a continuación.

inteligencia-todopirqueHoward Gardner formuló y desarrolló la teoría de las Inteligencias Múltiples. En 1970, un año antes de doctorarse, se convirtió en codirector del Proyecto Zero, un grupo de investigación creado en 1967 por la Escuela Superior de Educación de Harvard cuyo objeto de estudio eran los procesos de aprendizaje de niños y adultos. Los trabajos de investigación de Howard Gardner, que acabarían propiciando cambios significativos en los modelos educativos, le llevaron a la conclusión de que la inteligencia no se reduce sólo a la capacidad de solucionar las cuestiones abstractas, como habitualmente tiende a creerse, sino que se compone de varias facetas que interactúan entre sí, aunque cada una de ellas se adapte específicamente a las diversas situaciones que el individuo aborda a lo largo de su vida.

Garner amplía el campo de lo que es la inteligencia y plantea que la brillantez académica no lo es todo. A la hora de desenvolverse en la vida no basta con tener un gran expediente académico. Hay gente de gran capacidad intelectual pero incapaz de, por ejemplo, elegir bien a sus amigos; por el contrario, hay gente menos brillante en el colegio que triunfa en el mundo de los negocios o en su vida privada. Triunfar en los negocios, o en los deportes, requiere ser inteligente, pero en cada campo se utiliza un tipo de inteligencia distinto; ni mejor ni peor, pero sí distinto. Dicho de otro modo: Hawking no es más ni menos inteligente que Rafael Nadal, simplemente sus inteligencias pertenecen a campos diferentes.

Define la inteligencia como una habilidad. Hasta hace muy poco tiempo la inteligencia se consideraba algo solamente innato. Se nacía inteligente o no, y la educación no podía cambiar ese hecho (en el sentido de aprovechar más o menos la parte innata). Tanto es así, que, en épocas muy próximas, a los deficientes psíquicos no se les educaba, porque se consideraba que era un esfuerzo inútil, cuando en realidad existe tanto la parte innata (genética) como la parte adquirida (mayor o menor provecho de la parte innata a lo largo de la vida).
Todos los seres humanos son capaces de conocer el mundo de, al menos, ocho modos diferentes. Según el análisis de las inteligencias propuestas por H.G., todos somos capaces de hacerlo a través del lenguaje, del análisis lógico-matemático, de la representación espacial, del pensamiento musical, del uso del cuerpo para resolver problemas o hacer cosas, de una comprensión de los demás individuos y de una comprensión de nosotros mismos. Donde los individuos se diferencian en la intensidad de estas inteligencias y en las formas en que se recurre a ellas y se las combina para llevar a cabo diferentes labores, para solucionar diversos problemas y progresar en distintos ámbitos.

Las ocho inteligencias descritas por Gardner son:
– Inteligencia verbal-lingüística.
– Inteligencia lógico-matemática.
– Inteligencia corporal-kinestésica.
– Inteligencia naturalista.
– Inteligencia visual-espacial.
– Inteligencia musical-rítmica.
– Inteligencia intrapersonal.
– Inteligencia interpersonal.

Últimamente ha comenzado a describir un noveno tipo de inteligencia, la espiritual.

El supuesto básico es que todos poseemos cada una de las inteligencias pero diferimos en el grado en que se manifiestan y desarrollan. Se debe a dos factores ya nombrados anteriormente: La herencia y el ambiente. Por tanto la riqueza de las experiencias educativas es esencial para el desarrollo y configuración de intereses y habilidades de cada persona. La inteligencia de los seres humanos tiene tres características que no deben olvidarse en la enseñanza: Interactiva, dinámica y moldeable.

Estadísticamente se ha cuantificado cómo aprendemos y este es el resultado:

· El 10%, lo aprendemos de lo que leemos
· El 20%, de lo que oímos.
· El 30%, de lo que vemos.
· El 50%, de lo que vemos y oímos simultaneamente
· El 70%, de lo que discutimos con otros
· El 80%, de lo que experimentamos en persona
· El 95%, de lo que enseñamos a otros

Simplemente, las personas aprenden, representan y utilizan el saber de muchos y diferentes modos. Pero lo más importante es que estas diferencias desafían al sistema educativo que supone que todo el mundo puede aprender las mismas materias del mismo modo y que basta con una medida uniforme y universal para poner a prueba el aprendizaje de los alumnos.

…Te invito a seguir viajando…

inteligencia-todopirque-2

Deja un comentario