Club de Jardines de Pirque

EL COLOR EN EL JARDIN.-

Las tonalidades que destacan en un jardín, junto con imprimir un carácter particular al espacio que ocupan, transmiten diversas sensaciones. Y aunque no lo notemos, nuestro cuerpo y nuestra mente reaccionan ante el color.

“Los colores tienen que ver básicamente con las emociones, nos provocan determinadas reacciones fisiológicas” (Eve Marie Apfelbeck).

SENSACIONES Y COLORES EN EL JARDIN.-

FOLLAJES:

LOS VERDES: es el principal color en cualquier jardín. Teniendo como fondo su infinita gama de tonalidades, colocamos los manchones de color que aportan belleza al jardín. Procuremos combinar los diferentes tonos de follajes, jugando también con las texturas y los tamaños, teniendo en cuenta que las hojas duran mucho más que las flores.

Es apropiado salir al jardín a mirar verdes para descansar la vista cuando se ha trabajado mucho con ella. El verde relaja y calma el espíritu.

LOS GRISES: el gris proporciona armonía al unificar las diferentes tonalidades y suaviza el impacto de los cálidos. Poner especies de follajes grises al fondo, resalta los colores fuertes, como naranjas, rojos, amarillos y azules fuertes.

Especies con follaje gris: senecios, stachys lannata, lavándula, trenium glauca y cineraria marítima, salvia, etc.

COLORES DE LAS FLORES:-

Azules, celestes, lilas y morados: Estos colores dan la sensación de frescura y relajo, dan la impresión de “alejarse “del observador; muy apropiados para jardines pequeños o rincones íntimos. Combinan muy bien con amarillos, naranjas, rojos, lilas y rosados, y se potencian junto al amarillo. Procurar no poner más de tres colores, por ejemplo: morado, amarillo y naranja.

Rojos: este color es energético, cálido y tiene el efecto de acortar (ópticamente) los terrenos.

Combina bien con: azul y el blanco, se vuelve monótono junto al rosado y vibra con el amarillo.

Rosados y fucsias: luce magnifico tanto de cerca como de lejos en un jardín. Combine rosados pálidos con grises, blancos y azules, pero no los mezcle con rojos, pues armonizan poco y se verán opacados. Si se atreve a poner un toque de audacia, combine rojos con fucsias, se verá atractivo y vistoso.

Los amarillos, naranjos y damascos: la gama de los amarillos, aunque tienden a “reducir” las dimensiones del ambiente, atrae las miradas y trasmite alegría y vitalidad. Se puede usar para desviar la atención y ocultar algún defecto del jardín. Se destaca en combinación con azules y rojos, y produce buen contraste junto al rosado.

Los blancos: combina bien con todos los tonos, es por eso que se le suele escoger como nexo entre los otros colores. Se puede usar sin temor en terrenos grandes o pequeños. Un jardín que solo tenga flores blancas es sumamente elegante, tiene un aire muy romántico y es tremendamente relajante.

 

 

 

TENGA PRESENTE:

  • Los tonos cálidos como rojos, naranjas y amarillos, siempre son dominantes, atraen las miradas y se destacan sobre el resto. Ubicados al fondo del jardín, tenderán a “acortar” los espacios.
  • Los colores fríos y los tonos pastel dan sensación de lejanía. Si los agrupa al fondo del jardín, la vista se conducirá con más suavidad, generando una sensación de mayor amplitud del espacio. Especial para un jardín angosto.
  • No plante flores pequeñas al fondo del jardín, se perderán.
  • En espacios reducidos plante especies de colores tenues y fríos, azules, grises y verdes.
  • Los tonos pálidos lucen poco junto a los colores encendidos.
  • Si quiere resaltar un manchón, no mezcle colores diferentes en flores de una misma especie: escójalas todas de un mismo color.
  • Agrupe los colores en manchones grandes, poniendo por lo menos 12 a 15 plantas de un mismo color: así destacaran mejor a la distancia.

Como siempre, el CLUB DE JARDINES DE PIRQUE está a su disposición para cualquier consulta. Escribanos a jardines.club@gmail.com.

Julia Tribes M.

 

Deja un comentario