El Sauco negro (Sambucus niegra)

Son nativos de Europa, noroeste de África y sudoeste de Asia. Es comúnmente conocido como saúco o saúco negro, canillero. 

Resiste bien heladas fuertes de -15/-20 °C. Es poco exigente en suelos, tanto húmedos y frescos como terrenos áridos y húmedos. El sauco necesita agua suficiente para obtener bayas que tienen jugo. En la región mediterránea, por lo general, el saúco aparece ligado a zonas húmedas como ríos y lagos. 

No hay que confundir al Sauco negro con su pariente el sauquillo, (Sambucus Ebulus) que es venenoso, incluso los frutos

El Sauco es un arbusto grande o árbol pequeño de hasta cinco metros de altura con racimos planos y anchos de flores blancas. Los frutos son bayas de color negro azulado que son comestibles cuando están maduras. El follaje consta de varias hojas pinnadas opuestas.

El Saúco negro se ha utilizado como planta medicinal durante decadas y es mencionado por autores clásicos como Hipócrates y Dioscórides. Hay pocas plantas en la historia cultural europea que tengan un uso tan extendido y variado en la medicina popular. Los extractos de las flores o el jugo de las frutas se han utilizado contra una serie de dolencias y enfermedades como los resfriados y otras infecciones. También se cree que el té y el jugo tienen efectos antipiréticos. 

El Saúco negro es muy característico cuando los arbustos están en flor; los racimos  planos tienen decenas de flores blancas y la inflorescencia puede tener varios decímetros de ancho. Las flores en sí son pequeñas, de menos de un centímetro de diámetro, pero en plena floración, un sauco es una vista impresionante. Las flores tienen cinco pétalos y cinco capullos de polen de color blanco amarillento. Las flores desprenden un aroma que atrae a varias moscas y escarabajos. Dado que las flores no tienen néctar, la recompensa de los polinizadores son los granos de polen.

Las bayas de saúco son frutos silvestres ricos sobretodo en minerales como el potasio, el fósforo, magnesio, hierro, aminoácidos y  vitaminas A, B y C.  Contiene además antioxidantes naturales. Es recomendable para personas con problemas de visión, colesterol, y problemas de tipo reumático. Excelente para combatir resfriado y gripe. 

Además de su uso puramente medicinal, las bayas de saúco se utilizan también para la elaboración de mermeladas, aguardientes, vinos e incluso ginebra.  A partir de estos frutos se elabora también un jarabe depurativo muy efectivo para los dolores de cabeza  y las neuralgias. El jugo de bayas de saúco es dulce y refrescante, especialmente indicado como bebida de verano o como aperitivo.

Jugo de flor de saúco  

Alrededor de 40 racimos de flores de saúco, 3 litros de agua, 300 g de azúcar, 4 limones.                                                                                                                                                                               Agita bien los racimos de flores para deshacerse de los insectos.  Añadir la flor de saúco, el azúcar, el agua y los limones cortada en rodajas en una cacerola y llevar a ebullición. Apague el fuego y revuelva hasta que se disuelva el azúcar. Enfriar la mezcla.    Ponga la olla en un lugar fresco durante 2-3 días para que se extraiga el jugo. Luego, cuele las flores y el limón y transfiéralo a botellas o vasos limpios.

El jugo se mezcla con agua, aproximadamente 1 parte de jugo por 4 partes de agua. También es bueno mezclar el jugo en agua carbonatada y se convierte en una especie de limonada. El jugo permanece en el refrigerador durante una semana o dos, pero puedes congelar el jugo para tener un poco de verano durante el otoño y el invierno.

Jugo de bayas de Sauco  Hay varias recetas para la preparación de jugo de saúco (que también se compra fácilmente en los supermercados), algunos usan flor de saúco, otras usan frutas. 

Jugo de bayas de saúco: 

Agua, la proporción es de 100ml por 500 gramos de bayas.

Azúcar, cada 500ml de jugo, 130 gramos de azúcar.

Las bayas deben separarse de las ramitas y pesarse. Deben sumergirse en agua y llevar a ebullición. Continúe cocinando a fuego lento durante unos 20 minutos. Luego déjelo enfriar. El jugo así obtenido debe filtrarse a través de un colador o una gasa de malla fina y exprimirse al máximo las bayas. A continuación, se añade el azúcar según la proporción prescrita. A continuación, todo se cuece durante 2-3 minutos. El jugo se vierte en botellas de vidrio y se deja enfriar.

Mermelada de manzana y saúco
500 g. Bayas de saúco acanaladas
500 g. Manzanas
500 g. Azúcar 

Las bayas de saúco acanaladas se enjuagan y se escurren. Las manzanas se enjuagan, se dividen y se les quita la flor, el tallo y el corazón. Se pican finamente y se mezclan con las bayas. La fruta se calienta suavemente bajo una tapa y se hierve aprox. 15 min., Hasta que los trozos de manzana estén tiernos. Se espolvorea el azúcar y se hierve durante 10 min. Bajo agitación. Ponga la mermelada en frascos limpios, cerrarlos y a guardar.

Deja una respuesta